5 hermanitos jujeños fueron adoptados por familia cordobesa

Miércoles, 10 de Enero de 2018 13:10

Un joven matrimonio de la provincia de Córdoba aceptó a los cinco niños que ya viajaron hacia su nuevo hogar.



Una historia con final feliz es la que vivieron cinco hermanitos que, luego de quedar desamparados, fueron dados en adopción a un joven matrimonio cordobés que hasta entonces no tenía hijos, y que tomó la valiente decisión de acoger en su hogar a estos pequeños, para iniciar así una nueva familia.

Después de varios meses de espera, finalmente la gran noticia llegó para cambiar la vida, tanto de los chicos que tendrán un nuevo hogar, como del propio matrimonio que, de repente, conocerá la paternidad de la mano de cinco criaturas.

Dicen que con amor todo es posible, y estas historias de vida así lo demuestran. Es que pese a las numerosas dificultades que usualmente atraviesan los juzgados para conseguir una familia que esté dispuesta a acoger a un grupo numeroso de hermanos, en este caso existió la voluntad y sobre todo el amor necesario para que suceda. Es así que desde hace unos días, cinco hermanitos de 10, 9, 8, 7 y 5 años de edad ya forman parte de una nueva familia que vino en busca de ellos para llevarlos a Córdoba, a la que será su nueva casa.

Pero para llegar a este desenlace, hubo un largo y duro camino que recorrer. Es que las tres nenas y los dos varoncitos debieron padecer durante mucho tiempo el flagelo de la violencia, la cual ejercían sobre ellos sus propios progenitores, quienes, además, atravesaban serios problemas de alcoholismo. Por este motivo, en 2013 los pequeños fueron apartados de sus padres biológicos para ser alojados en la “Casa del Niño” dependiente de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia.

Desde ese organismo se buscó vincular a los menores con algún familiar cercano. Así, en 2015 lograron que los chicos quedaran a cargo de su abuela quien cuidó de ellos durante un tiempo, ya que hacia fines de ese año la mujer perdió la vida a causa de un accidente doméstico. Los pequeños otra vez quedaron a la deriva, por lo que fueron nuevamente institucionalizados en la “Casa del Niño”.

Al haber agotado las instancias, en junio de 2016 se presentó un dictamen de adoptabilidad a fin de que los chicos puedan ser dados en adopción. Con la intervención del Tribunal de Familia, y luego de numerosos informes psicológicos se logró que los niños sean trasladados al “Hogar del “Sol”, ya que en la institución anterior la madre en ocasiones los visitaba y muchas veces generaba disturbios.

Mediante un trabajo interdisciplinario, se logró preparar a los chicos para que al momento de la adopción sea más fácil la vinculación con la nueva familia. Así se logró hacer un llamado a nivel nacional para la adopción de los menores con la prioridad de que sean entregados los cinco juntos a una sola familia.

A partir de allí, los niños quedaron a la espera de una familia que desee adoptarlos, hasta que apareció un joven matrimonio, cuyos integrantes tienen 34 y 37 años, que hasta el momento no tenía hijos y desde hacía tres años ya venía postulándose para ser padres adoptivos.

Una nueva familia numerosa

La directora provincial de Protección Integral de Niñez, Adolescencia y Familia, Gabriela Ferreyra Jenks, explicó que al ser notificado el matrimonio cordobés arribó a la provincia para conocer a los chicos y comenzar un trabajo para lograr la vinculación con ellos.

“Fue realmente emocionante porque los más chiquitos, apenas los vieron, los llamaron papá y mamá”. Si bien las nenas más grandes fueron las más reticentes a la adopción, de a poco les fue gustando la idea y finalmente se fueron felices, relató la funcionaria.

Asimismo, destacó “el amor” y la “predisposición” con la que el matrimonio acogió a los hermanitos, a tal punto que dispusieron todo en su hogar para poder recibirlos de la mejor manera. “Ellos relataron que tanto sus familiares como amigos apoyaron mucho esta decisión que tomaron; no son una familia adinerada, son personas comunes, de clase media que inmediatamente al conocer la noticia recibieron un gran apoyo de sus allegados que les brindaron ropa para los chicos, camas, colchones, entre otras cosas, para que nos les falte nada, incluso modificaron la casa con algunas ampliaciones para poder recibirlos allá”, comentó Ferreyra Jenks.

Finalmente, con una gran satisfacción y muy buenas expectativas, la nueva y numerosa familia partió hacia Córdoba la última semana de diciembre para recibir juntos el 2018 y así comenzar a disfrutar una vida plena, renovada y con muchos desafíos por delante. 


Fuente: https://www.eltribuno.com/jujuy/nota/2018-1-9-17-42-0-cinco-hermanitos-jujenos-fueron-adoptados-por-una-familia-cordobesa