Deudos de la joven trans descuartizada y quemada creen que fue víctima de la guerra por el control de la prostitución

Jueves, 19 de Abril de 2018 05:43

VICTIMA. El cuerpo de Cinthia Moreyra apareció descuartizado y quemado en el fondo de una casa deshabitada en villa Alem.



La guerra por el manejo de la prostitución de las chicas trans podría haber provocado una nueva víctima. Esta vez, el desenlace fue la muerte.

La Justicia local determinó que el cuerpo seccionado hallado en una casa de Villa Alem, el lunes 19 de febrero, era de Cinthia Moreyra. La confirmación ocurrió luego de que se conocieran los resultados de las pruebas de ADN. “Vamos a reclamar justicia por mi hermana. No voy a bajar los brazos. Tengo el apoyo de mi familia. Aquí hay un culpable”, manifestó el miércoles Laura Moreyra, tras acceder a los resultados de los exámenes genéticos.

Cinthia había desaparecido una semana antes de que los restos humanos fueran encontrados en la vivienda de la zona sur de la capital. Y desde el día del hallazgo, los restos figuraron como NN.

Inclusive, el cuerpo fue inhumado en el Cementerio del Norte, después de las pericias que se habían llevado adelante en la morgue judicial.

“Desde hace dos meses vivimos una agonía. En el momento de la desaparición de mi hermana seguimos la ubicación del cuerpo, que era irreconocible”, enfatizó la familiar.

La batalla invisible

Desde agosto de 2017 hasta estos días se ha desarrollado una guerra por el control del negocio de la prostitución en varios puntos de la ciudad, entre ellos, el parque 9 de Julio. La detención de la “madama” que manejaba el mercado clandestino en la capital, una mujer trans conocida como Luisa, abrió la puerta a la disputa en las calles.

El pasado 15 de enero, Natasha Banegas recibió cinco disparos en las piernas, en plena calle. Según denunció la mujer trans, los desconocidos la atacaron para “cumplir con la amenaza de dos jóvenes trans y un hombre”.

La batalla por el dominio de las calles salió a la luz con este último caso y comenzó una investigación para determinar cómo era el negocio nocturno. Semanas después, la Policía detuvo a dos de los tres sospechosos de la agresión con arma de fuego a Banegas.

“Hay muchas cosas que la Policía viene investigando. A partir del ADN positivo, mucha gente hablará porque quiere dar información. La muerte de mi hermana no será en vano”, dijo Laura Moreyra. En la familia creen que el caso de su pariente guarda relación con la agresión a Natasha.

El abogado patrocinador, Carlos Garmendia, planteó esta misma hipótesis. “En una apreciación personal, Cinthia fue víctima de una situación de violencia en el parque 9 de Julio por el control de la prostitución y por cuestión de droga. Esto era lo que venían planteando las propias chicas trans”, expresó el letrado.

Nueva pesquisa

Garmendia enfatizó que, a partir de la confirmación que el cuerpo hallado era de Cinthia Moreyra, “se abre una investigación por homicidio. El caso tiene particularidades. Hubo situaciones de violencia con chicas trans. Inclusive, Cinthia fue víctima de ello”.

En el marco del proceso de investigación, se realizaron allanamientos en varios domicilios de Villa Alem, ya que los pesquisas sospecharon que los posibles autores del crimen podrían ser habitantes de esa zona, según fuentes oficiales.

El caso de Cinthia se centraba en un primer momento en la desaparición. Una amiga de la comunidad, Agostina, había denunciado en la comisaría 2ª que ella no aparecía desde hacía dos días, aproximadamente.

“Salió con una amiga el miércoles 14, a las 20. Desde ese momento, no supimos nada más de ella”, contó, por su parte, la hermana de la víctima.

“Fuimos todos los días a la Fiscalía VII (a cargo de Arnoldo Suasnábar) a buscar una respuesta. Luchamos para que nos autoricen el ADN, cosa que ocurrió practicamente a los dos meses. Estamos viviendo un dolor terrible, más ahora porque no nos pueden entregar el cuerpo”, resaltó Laura Moreyra.

Los familiares esperan completar los trámites legales para poder trasladar los restos desde el Cementerio del Norte hasta el cementerio Jardín del Cielo, en Alderetes. “Queremos darle una sepultura digna, porque ella tiene una familia muy unida. Jamás abandonamos a Cinthia. Habrá tenido una vida en el mundo trans, pero nosotros sabemos cómo fue en nuestra casa”, finalizó.
 

Fuente: http://www.lagaceta.com.ar/nota/767951/actualidad/cinthia-habria-sido-victima-guerra-manejo-prostitucion-trans.html