’Estoy casada con Jesús: Virgen de 38 años, se casa con Dios en una ceremonia de boda que atrae a cientos de personas

Miércoles, 19 de Agosto de 2015 06:20





Usted seguramente ha oído hablar de el nombre del novio - Jesucristo. Pero es poco probable que hayan oído hablar de su novia - una profesora de secundaria, llamada Jessica Hayes.

La mujer de 38-años de edad, se unió a una banda de élite llamada ’vírgenes consagradas’ despues de ’esposar’ al hijo de Dios en el centro de Fort Wayne en Indiana, EE.UU en el fin de semana.

Las vírgenes consagradas son similares a las monjas en el que viven vidas castas. Pero ellos no viven en conventos y no están obligados a asumir cualquier trabajo en particular para la Iglesia Católica. Sin embargo, la mayoría de sus voluntarios también asisten a la Iglesia local.

Hayes, que es profesora de teología en la Obispo Dwenger High School en Fort Wayne, dijo que decidió convertirse en una virgen consagrada después de años de oración y examen de conciencia.

Ella dice que seguirá viviendo su vida normal en casa - sólo que ahora ella no será capaz de casarse con alguien más o para tener relaciones sexuales durante el resto de su vida.

"Mis estudiantes preguntaron si me deben llamar a la señora Hayes cuando vuelva a la escuela la semana que viene, y no, sigo siendo la Srta," dijo ella.

’Pero yo estoy casada con Jesús.’ "Creo que, en cierto sentido, todos estamos llamados a estar casados. Es sólo una cuestión de discernir cómo. Por lo tanto, mi matrimonio es a Cristo al igual que lo que a otra persona es a su cónyuge ", dijo a Wane (DailyMail).

Bishop Kevin C. Rhoades (left) conducted the service for Jessica Hayes (right) at the Cathedral of the Immaculate Conception in downtown Fort Wayne

Like most brides, 38-year-old Hayes (pictured) spent a long time worrying about what dress to wear

Como la mayoría de las novias Hayes usa un largo vestido blanco

Hayes said she ’had to really consider the appropriateness of the occasion for my dress’ because she would be lying prostrate on the floor of the church at one point (above)

Hundreds of people attended the Indiana wedding - and Jessica said she hoped it would inspire other women to become consecrated virgins too

Consecration: Bishop Rhoades was joined by priests and deacons from across the diocese to celebrate Jessica Hayes being consecrated as a virgin. 

Cientos de personas asistieron a la boda, y Jessica dijo que espera ’inspirar a otras mujeres a convertirse en vírgenes consagradas’

The bride, Jessica Hayes (above) chats with a member of the clergy who take part in the service in Fort Wayne, Indiana’s cathedral

Hayes, pictured with Bishop Rhoades, said: ’Now that I’ve made a public commitment, that’s really an encouragement to me to live up to that’