Las oficinas de Máximo, centro de una red de sociedades irregulares

Domingo, 13 de Septiembre de 2015 10:57

n el centro. La oficina de Máximo en Río Gallegos es el domicilio de varias sociedades. emmanuel fernandez



Por Nicolás Wiñazki
Clarín

La Justicia detectó que desde las oficinas de Máximo Kirchner, ubicadas en Santa Cruz, se controlaba al menos hasta julio pasado una red de sociedades comerciales, financieras, y hasta de medios, que funcionan de modo irregular de acuerdo a las normas estatales.

Esas compañías están vinculadas al hijo de Cristina Fernández: a veces de modo directo, otras a través de dos de sus socios, los empresarios de éxito en la última década, Osvaldo Sanfelice y Carlos Sancho, ex gobernador de Santa Cruz.

Los tres emprendedores –Kirchner hijo, Sancho y Sanfelice– comparten acciones en la firma “Negocios Inmobiliarios S.A”.

Clarín accedió a documentación y a declaraciones de testigos, tomadas bajo juramento por la Justicia, que indican que la casa de una planta ubicada en la Avenida Presidente Néstor Carlos Kirchner 496, de Río Gallegos, era el centro de operaciones de esas compañías.

La mayor parte de las pruebas al respecto fueron recolectadas, en Santa Cruz y en Buenos Aires, por Claudio Bonadio, el primer juez del caso Hotesur, apartado del expediente debido a su autonomía con el kichnerismo. El actual magistrado que está a cargo de la causa es Daniel Rafecas.

La denuncia sobre el tema fue presentada en los tribunales por la candidata a Presidente por el frente Progresistas, Margarita Stolbizer.

El caso empezó investigando el posible lavado de dinero en los hoteles de los Kirchner, pero las nuevas evidencias sobre la red de sociedades que convergen en la inmobiliaria de Máximo podría ampliar la investigación hacia otros objetivos.

En allanamientos ordenados por Bonadio el 13 de julio pasado, la Justicia pidió información a un estudio contable clave en esta trama.

Es el del profesional Hugo Álvarez: maneja las cuentas de algunas empresas K y de sus socios. También es Síndico General del Banco Central (BCRA).

En un operativo realizado en su oficina de la Avenida Néstor Carlos Kirchner 952, también de Río Gallegos, las autoridades judiciales constataron que dos de las financieras del socio de Máximo, Sanfelice, llamadas Invernepa e Inverlife no tienen empleados.

Aun así, Invernepa es propietaria de la Estancia “El Amigo”, de Río Negro, de 25 mil hectáreas. Una parte de ese territorio es reclamado como propio por una comunidad de mapuches.

Clarín constató que Invernepa nunca le identificó al Estado quiénes eran sus autoridades. Y tampoco presentó sus balances.

Según consta en las declaraciones de testigos tomadas por la Justicia, Invernepa “terceriza” la estancia “El Amigo” a la sociedad BMC SRL, dedicada a “la cría de ganado ovino”.
El domicilio fiscal de BMC es Avenida Presidente Néstor Carlos Kirchner 496: la inmobiliaria de Máximo Kirchner.

El gerente de BMC, según el Boletín Oficial de marzo de 2010, es Sanfelice.

¿Por qué Invernepa, de Sanfelice, le “terceriza” la explotación de la estancia “El Amigo” a BMC, gerenciada por esa misma persona? El interrogante es similar a lo que ocurre con Idea S.A., la administradora de la cadena hotelera K, que gerencia el trabajador incansable Sanfelice.

Su sede registrada es Avenida Presidente Carlos Kirchner 496. Igual que el domicilio fiscal de uno de los hoteles de los Kirchner que regentea, el Alto Calafate.

Sanfelice, en calidad de director del Alto Calafate, le dio un poder de administración total del comercio a Máximo en septiembre del 2013.

¿Por qué la familia K le alquila un hotel a uno de sus socios? El enigma se profundiza aún más: ¿por qué el inquilino Sanfelice después le cedió el manejo del hotel a Máximo a través de un poder notarial?

El 13 de julio, Bonadio también allanó la empresa Sol Publicidad, inscripta en Alberti 35, en Río Gallegos. Quien recibió a la Justicia fue José María Fernández, supuestamente accionista de la firma, quien le reveló a la Justicia que en ese lugar siempre hubo una vivienda familiar.

Y agregó que se había divorciado hace dos años de Sancho, el socio de Máximo. El consejo de Fernández a los oficiales de Justicia fue que tal vez la “información solicitada” podría estar en Avenida Néstor Kirchner 496. La oficina de Máximo, otra vez.

La dinámica de los allanamientos que se relatan en esta nota, basados en documentos judiciales, es diferente en el caso de la Agencia de Publicidad Negocios Patagónicos (NAPA), del multi-diverso-polifacético Sanfelice.

El negocio fue aceptado por la AFSCA como agencia de publicidad. La Justicia intentó allanar su sede, en Maipú 2255, Río Gallegos. Era una casa abandonada.
 

Fuente: http://www.clarin.com/politica/Oficinas-Maximo-centro-red-sociedades-irregulares_0_1430257020.html