"Ella nunca me va a traicionar": dejó a su esposa por una muñeca

Jueves, 16 de Febrero de 2017 16:07

El hombre baña a su "novia".



Una historia de amor bastante extraña pero cierta. Senji Nakajima, un japones de 61 años, oriundo de Tokio, estaba al parecer tan harto de las relaciones humanas, y particularmente de su esposa, que se enamoró de su muñeca inflable y ahora vive una vida de pareja con el objeto.

Él reconoce que al inicio solo utilizaba su muñeca con fines sexuales pero que luego nació el amory "formaron una relación".

Pasea con ella, la baña y hasta le compra pelucas a "Saori" para que se vea "más real".

Saori viste pelucas, vestidos de encaje y joyas, y Senji Nakajima incluso asegura que tiene una personalidad.

"Para mí ella es mucho más que una muñeca, no es simple silicona. Ella necesita mucha ayuda, pero es mi pareja perfecta y compartimos grandes momentos juntos", afirma Senji Nakajima,



“Ella nunca me va traicionar. Estoy cansado de las humanas modernas y racionales. No tienen corazón”, se defiende Senji Nakajima.

De acuerdo con el Daily Mail, el hombre trabajaba lejos de su familia y ante su soledad decidió experimentar con una muñeca que lo acompañe por las noches.

Se les llama muñecas inflables, pero en realidad son de otro material, de tal manera que se asemejen mucho a una persona real.



El uso de este producto es muy difundido en Japón y su costo bordea los cuatro mil dólares. Los fabricantes tienen como objetivo alcanzar un mayor grado de “realidad” con sus productos.

Según dicen, las muñecas son tan reales que los compradores nunca querrán una novia verdadera de nuevo. Esto le pasó a Senji Nakajima.