Empleado del hotel alojamiento pudo identificar a la asesina del comerciante

Sábado, 18 de Marzo de 2017 07:53

LA ACUSADA. Las cámaras la filmaron cuando salía del hotel.



La situación procesal de la mujer que fue acusada de haber acabado con la vida de un hombre en un hotel alojamiento se agravó luego de que un empleado la reconociera como la acompañante de la víctima. La fiscala Adriana Reinoso Cuello, según se confirmó, pidió que se le dictara la prisión preventiva por el crimen.

Ramón Ángel Hernández ingresó el 23 de febrero junto a una joven a la habitación número 11 de un hotel alojamiento de barrio Sur. Antes de que se cumpliera el turno, la mujer salió del lugar y les dijo a los encargados que su acompañante ya bajaría. Al pasar los minutos, los empleados fueron a pedirle al hombre que se retirara del lugar, pero como no abría la puerta, ingresaron a la habitación y lo encontraron sin vida, con grandes heridas en el cuello.

La víctima tenía varios locales de venta de celulares en el Mercado Persia y se habría dedicado a brindar préstamos personales fuera del sistema financiero. Los pesquisas ahora tratan de establecer si el crimen está vinculado a cuestiones sentimentales o si fue víctima de un homicidio en ocasión de robo.

La Policía determinó que la homicida asesinó al comerciante utilizando un cuchillo sierrita. Según su hipótesis, se aprovechó de un descuido de Hernández para producirle dos profundos cortes en el cuello.
Por cómo encontraron la escena del crimen, los investigadores sospechan que, después de cometer el crimen, la victimaria se bañó, y luego recién abandonó la habitación, dejando a Hernández en medio de un charco de sangre.

Personal de la División Homicidios, al mando de los comisarios Daniel Cuéllar, Sergio Juárez y Hugo Cabezas, analizaron el celular de Hernández y encontraron mensajes en el que pactaba el encuentro con una persona. Investigaron esa pista y descubrieron que se trataba de una joven oriunda de la localidad de Lules. Cuando la aprehendieron, se llevaron una sorpresa: la acusada había sido madre hacía poco más de 45 días.

Negó todo:

Gabriela Pizzini, de 27 años, declaró en la Justicia que, si bien conocía a la víctima, ella no tuvo nada que ver con el hecho. La joven, según trascendió, le dijo a la fiscala que ese día ella había llevado a la beba para que fuera atendida por un médico por un problema de salud. También aseguró que, como no encontró a su profesional, se fue a la casa de su hermana.

Cuando prestó declaración, de acuerdo fuentes judiciales, reconoció que tenía una relación comercial con Hernández. De acuerdo a su versión, le compraba pulseras para revenderlas en su ciudad natal. Señaló además que lo vio por última vez en enero. También confió que no podía tener relaciones sexuales porque todavía no se había recuperado de la cesárea que le habían realizado para que naciera su segunda hija.

Los investigadores habían conseguido una imagen de la sospechosa a través de las cámaras de seguridad del establecimiento. Pero ese cuadro no estaba del todo claro y no se podía establecer si realmente era ella. Por ese motivo, Reinoso Cuello logró que un juez le dictara la detención -con la modalidad de arresto domiciliario porque debía atender a la pequeña- hasta que se realizara una rueda de reconocimiento.

La prueba se realizó con el mayor de los cuidados. Tres empleadas de Tribunales y la sospechosa se ubicaron en fila en una habitación. El empleado del hotel no dudó y la señaló como la joven que ingresó al establecimiento con el comerciante. Esa prueba, la información conseguida de los celulares y algunos testimonios, fueron elementos suficientes para que la fiscala solicitara la prisión preventiva de Pizzini al acusarla de homicidio simple.

La Justicia no sabe aún los resultados de las pericias genéticas que realizaron a un colero encontrado en el baño de la habitación y de los cabellos y fluidos corporales encontrados en la cama de la pieza.

Sorprende la frialdad con la que actuó:

“Lo único cierto es que sorprende la frialdad y la saña con que actuó, fuera de lo común.
Por eso solicitaremos que se le agrave la imputación”, señaló José Molina, abogado de la familia de Ramón Hernández.

- ¿Por qué piensa que pudo haber sido un homicidio en ocasión de robo?

- Supuestamente el encuentro era para entregarle una pulsera que ella le había pedido, pero esas joyas nunca aparecieron, al igual que el dinero y las llaves de la camioneta de Hernández.

- ¿Qué le sorprende?

- La violencia con la que actuó. El ataque fue muy certero. Lo atacó por sorpresa, de eso no hay ninguna duda.

- ¿Hay pruebas suficientes para acusar a Gabriela Pizzini por este crimen?

- Me parece que sí. Ella dijo que no sabía nada de Hernández, pero en los celulares quedó demostrado que había pactado un encuentro.

- ¿Puede haber sido un crimen sentimental?

- No lo descarto.

- ¿Ella se podría haber defendido de un ataque?

- No creo, porque él no tiene lesiones que lleven a pensar eso. Tampoco ella declaró eso.

- ¿La beba podría ser hija de él?

- No lo sabemos, pero no descarto que la fiscalía pida un análisis de ADN para comprobar o descartar esta teoría.
 

Fuente: http://www.lagaceta.com.ar/nota/722443/actualidad/estaria-identificada-autora-crimen-hotel-alojamiento.html