El abogado de la detenida por el crimen del "telo" asegura que no hay pruebas

Domingo, 19 de Marzo de 2017 08:18




“El ADN va a ser fundamental. Tengo la seguridad total que los estudios genéticos van a confirmar la inocencia de mi defendida. Va a quedar demostrado que ella no tiene nada que ver con el crimen”, aseguró el abogado Juan Hermosa sobre la situación legal de Gabriela Pizzoni, la mujer de 27 años que permanece con arresto domiciliario por el homicidio del comerciante Ángel Ramón Hernández.

Para el defensor, ese examen (cuyos resultados aún no fueron remitidos a la Justicia) es fundamental, porque “en la escena del crimen se encontraron rastros de otras personas”.

El defensor de Pizzoni afirmó que ni de los videos ni de los análisis a los teléfonos celulares surgen elementos en contra de la mujer.
“Por un lado la filmación no es para nada clara. La persona que se ve en las imágenes no tiene nada que ver con mi defendida. En rueda de reconocimiento, el empleado del hotel alojamiento dijo que la mujer era similar, pero que no estaba seguro. Hice que eso constara en las actas”, remarcó Hermosa.

Para Hermosa hay que realizar comparaciones morfológicas entre esas imágenes y Pizzoni. “Mi clienta tiene el cabello larguísimo y es mucho más delgada que la mujer de las filmaciones”, afirmó.

El abogado aclaró que no hay llamadas telefónicas entre la mujer y el comerciante. Pero sí destacó que según constan en el expediente, horas antes del crimen, la víctima habría recibido un llamado que lo dejó contrariado.

“La hija de la víctima declaró que ese mediodía su padre recibió una llamada y que quedó muy preocupado, luego se retiró de la galería”, explicó el abogado.

Hermosa también relativizó los mensajes de texto que la mujer intercambió con el comerciante asesinado. “No se advierte nada comprometedor. Ella le pregunta cuándo puede pasar a retirar las pulseras y él no le contesta. No hay nada raro, le están haciendo un daño grande a una mujer que está casada y acaba de ser madre”, sentenció.

El letrado agregó que la última vez que Hernández y Pizzoni se vieron, la mujer estaba acompañada de su marido y de sus hijos. “Fue en diciembre. Habían ido a ver mercadería. Ahí le encargó la pulsera”, manifestó Hermosa, y agregó: “ella dejó una seña y tenía que cancelarla el miércoles”.

El caso

Hernández ingresó el 23 de febrero junto a una joven a la habitación número 11 de un hotel alojamiento de barrio Sur. Antes de que se cumpliera el turno, la mujer salió del lugar y les dijo a los encargados que su acompañante ya bajaría. Al pasar los minutos, los empleados fueron a pedirle al hombre que se retirara del lugar, pero como no abría la puerta, ingresaron a la habitación y lo encontraron sin vida, con profundos cortes en su cuello provocado con un cuchillo tipo sierrita.

La víctima tenía varios locales de venta de celulares en el Mercado Persia y se habría dedicado a brindar préstamos personales fuera del sistema financiero. Los pesquisas ahora tratan de establecer si el crimen está vinculado a cuestiones sentimentales o si fue víctima de un homicidio en ocasión de robo.

Pizzoni, de 27 años, declaró en la Justicia que, si bien conocía a la víctima, ella no tuvo nada que ver con el hecho. La joven, según trascendió, le dijo a la fiscala que ese día ella había llevado a la beba para que fuera atendida por un médico por un problema de salud. También aseguró que, como no encontró a su profesional, se fue a la casa de su hermana.

Por los indicios que sumó a lo largo de estos días, la fiscala Adriana Reinoso Cuello pidió que se le dictara la prisión preventiva al imputarle el delito de homicidio simple.

José Molina, que representa a la familia del comerciante, adelantó que solicitara que se la juzgue por homicidio agravado, ya que él cree que actuó de manera premeditada y no descarta que el crimen haya sido para robarle el oro y el dinero que tenía en su poder.
 

Fuente: http://www.lagaceta.com.ar/nota/722542/actualidad/pizzoni-no-tiene-nada-ver-crimen-hotel.html