Por las promociones aéreas, los micros de larga distancia reducen frecuencias

Viernes, 21 de Abril de 2017 06:30

Para no salir casi vacíos, en los tramos largos juntan servicios entre empresas para minimizar costos, sobre todo en los tramos más largos, donde viajar en avión es más barato. /Foto: El Cronista



Mientras aguardan que el Gobierno avance en un marco regulatorio para el sector, que les permita ganar competitividad y reducir precios, las empresas de micros de larga distancia comenzaron a reducir frecuencias, sobre todo en los tramos más largos, afectados por las promociones de líneas aéreas.

Diferentes empresas admitieron haber reducido frecuencias en viajes largos entre grandes ciudades, como de Buenos Aires a Mendoza, Córdoba o Bariloche, ya que salir con la mayoría de los asientos vacíos no es rentable. "Lo que hacemos es, en caso de poca diferencia horaria entre servicios de una y otra empresa y baja ocupación de asientos, sumar pasajeros a un sólo servicio para minimizar costos. El Ministerio de Transporte puede autorizarlo, pero lo hace de palabra, con lo cual estamos en una situación muy precaria, necesitamos que se legalice", explicaron fuentes del sector. "Si un micro sale muy vacío todos pagan un boleto más caro; si se saliera con un 80% de ocupación, la tarifa sería más barata. Pero el promedio es menor al 50%", agregaron.

La mayoría de las empresas realizan viajes largos, de 500 km. a 1000 km. Las más afectadas son las que cubren rutas de más de 1000 km., por la competencia del transporte aéreo. En los últimos meses, las aéreas que hacen vuelos domésticos (Aerolíneas Argentinas, Latam y Andes) lanzaron fuertes promociones, antes de que nuevas firmas lleguen al mercado.

Así, al reservar con tiempo, se puede volar desde Buenos Aires a Mendoza (ida y vuelta) por $ 2096, mientras que en micro cuesta $ 1700 en precio promocional, $ 2350 en semicama (valor habitual), $ 3060 en cama y $ 3700 en cama suite, ida y vuelta, en viajes de 14 a 16.30 horas por tramo. A Bariloche, las aéreas ofrecen promociones a $ 2809, mientras que en ómnibus (de 20 a 24 horas) cuesta $ 2004 en promoción, $ 3340 en semicama y $ 3800 en cama, ida y vuelta. Es decir, viajar en avión cuesta apenas un poco más o incluso menos que hacerlo en micro, y en un viaje de corta duración.

Se estima que el transporte de larga distancia caería un 20% por el arribo de nuevas aéreas: perderían más de 8 millones de pasajeros, de los 37,9 millones que trasladan al año.

En este contexto, las empresas reclaman, al menos desde 2013, un marco regulatorio que les permita adaptarse a la demanda. "Unimos más de 1500 puntos del país, muchos pueblos dependen de los micros, tanto en traslado de pasajeros como de encomiendas. Necesitamos que el Gobierno tenga más celeridad en tratar un marco regulatorio para ser más competitivos y bajar precios, una celeridad que sí tuvo para llamar a una audiencia para nuevas rutas a empresas aéreas, en tiempo récord", destacó en tanto Gustavo Gaona, vocero de la Cámara Empresaria de Larga Distancia (Celadi).

El transporte de larga distancia es considerado servicio público, de ahí la rigidez para hacer cambios en frecuencias y servicios. Las empresas buscan que el marco regulatorio contemple, por ejemplo, hacer acuerdos de código compartido, como las aéreas, para trasladar pasajeros de una empresa a otra en caso de baja ocupación (algo que hoy hacen bajo autorización, pero en forma precaria); cambios en sus bandas tarifarias, para bajar más los precios en servicios de escasa demanda y subirlos en los de alta; y contar con licencias legales, ya que desde 2013, cuando vencieron, están con permisos precarios. También reclaman una jornada laboral específica: hoy es de 8 horas y cada micro debe partir con dos conductores, pero cuentan las horas que viajan como acompañante como si condujeran, con lo cual cuando toman el volante estarían infringiendo la ley.

El arribo de más aéreas se da en un contexto donde los pasajeros de micro caen año a año: entre 2011 y 2015 se redujeron un 28%, de 50,5 millones a 37,9 millones de personas; y las distancias recorridas bajaron un 15,3%, según la Celadi, en base a la CNRT. En este contexto difícil, quedaron desde enero además como único medio de transporte público sin subsidio.



Fuente: http://www.cronista.com/negocios/Por-las-promociones-aereas-los-micros-de-larga-distancia-reducen-frecuencias-20170421-0019.html