Jaldo

Mala noticia para Macri en Japón: la crisis brasileña ya afecta a la Argentina

Viernes, 19 de Mayo de 2017 11:04

Analistas aseguran que perjudica la recuperación de la industria. Se enfría el acuerdo entre la UE y el Mercosur que Macri quiere anunciar en diciembre



El escándalo de corrupción que envuelve al presidente de Brasil, Michel Temer, ya tuvo su primer impacto en la Argentina y la región. Los mercados financieros se desplomaron, las monedas se devaluaron contra el dólar y la incertidumbre sobre lo que sucederá permanece en el aire.

Mientras que el presidente Mauricio Macri está cerrando su gira por Asia en Japón, el Gobierno busca determinar cuál será el efecto sobre el despegue de la Argentina. De cierto modo, el análisis es lineal: si la economía de Brasil frena su recuperación, ciertos indicadores de la economía local se verán afectados. La canciller argentina Susana Malcorra no lo podría haber dicho mejor: "Si Brasil estornuda, nosotros tenemos neumonía". 

La relación no es menor. Con un intercambio por USD 22.500 millones, Brasil es el principal socio económico de la Argentina. "De todo lo que exportamos al mundo, le vendemos el 15%", ilustró Marcelo Elizondo, analista internacional. Y agregó: "Con un dólar más caro en Brasil, será más difícil colocar los productos argentinos".

Luego de un año en recesión, se proyecta que la economía de Brasil crecerá un 0,5% en 2017, pero ahora incluso esta leve recuperación está en jaque. "Brasil puede terminar en un año sin crecimiento", analizó Dante Sica, ex secretario de Industria y director de Abeceb.

Sica lo ilustró con los siguientes números: por cada punto que crece Brasil, la Argentina sube un 0,25 por ciento y viceversa. Junto a las economías regionales, la industria automotriz será una de las afectadas por este escenario, y la Argentina incluso hoy está en déficit: por cada auto que exporta al país vecino, éste logra colocar dos en tierras locales.

Los sectores de químicos, plásticos y calzado serían los otros afectados. Con todo, el impacto que puede tener en la industria local no es menor, porque es uno de los sectores que más sufrió la recesión en 2016 y todavía no encuentra el camino de "brotes verdes" que hoy plantea el Gobierno.

La crisis podría resultar aún más grave. Dos ministros del Presidente ya renunciaron, ayer se registraron incidentes en una marcha en Río de Janeiro y muchos creen que Temer deberá dimitir.

Imagen relacionada

La Argentina exporta el 15% de todos sus productos a Brasil

Durante un breve comunicado del palacio presidencial de Planalto, Temer dijo que "nunca autorizó pagos a nadie a permanecer en silencio".

Temer, de 76 años, dijo que luchará para probar su inocencia."Yo sé lo que hice, y sé que mis acciones fueron correctas, dijo. "Exijo una investigación completa y rápida para aclarar (la situación) al pueblo brasileño".

Resultado de imagen para temer fora rio

Hubo disturbios y varios heridos en una marcha de Río de Janeiro

Tres escenarios hacia adelante

Fausto Spotorno, economista jefe de la consultora Ferreres & Asociados, pintó tres escenarios distintos de lo que puede ocurrir tras el destape de este caso de corrupción, aunque aseveró que es difícil saber qué sucederá.

"El primero es que a la Argentina le afecte poco la crisis en Brasil y sólo retrase el crecimiento de la industria", indicó Spotorno a Infobae. "Es el escenario más optimista y con un impacto marginal en este sector".

El segundo escenario es que se produzca una salida de capitales de Brasil, se caiga el crédito que obtiene en el mundo y se produzca una devaluación más fuerte del real. En este caso, el impacto será mayor sobre la Argentina por la incertidumbre que se genera.

Hacia delante, el tercer escenario es el más preocupante, aunque Spotorno advierte que es el "menos probable". "Si la situación se dificulta y los inversores desean salir en general de América Latina, la Argentina estará en problemas. Pero es difícil pronosticarlo hoy".

El analista financiero Claudio Zuchovicki aseguró que hay más confianza en las inversiones financieras, y advirtió que en la actualidad los inversores ubican a la Argentina en la misma línea de países como Chile y Perú, por lo que es más optimista sobre lo que puede suceder en el país. De todas formas, advirtió: "En Brasil hoy no importa quién gobierna, sino quién viene después. Hay que mirar a los candidatos".