Jaldo

"Mamá cínica" es viral: escenas de la vida maternal posmoderna

Sábado, 12 de Agosto de 2017 10:52

Mamá Cínica/Instagram.



Yuri Ashman circula por redes sociales de crianza, blogs y Facebook bajo el seudónimo de Mamá Cínica. Tiene como foto de perfil un chupete azul sonriendo endiabladamente. Su viaje profesional de emprendedora cibernauta la ubicó en el lugar preciso para escupir de manera desopilante lo que ocultan las publicidades rosas de pañales: los tragos amargos del devenir madre.

Vive desde hace cinco años en Inglaterra, de donde es oriundo su esposo (a quien conoció jugando en Facebook), junto a su hijastro, su bebé Giovanni y un perro. Según ella misma cuenta, en uno de sus regresos a México, su ciudad natal, el shock cultural le hizo ver claramente que las latinas contaban todo “sin pelos en la lengua”. Tratando de derribar el muro de críticas, sobre exigencias y demandas que el entorno y la cultura imponen sobre las madres, ella decidió desagotar desaforadamente su sentimiento de injusticia en forma de memes e ilustraciones humorísticas.

¿Cómo te surgió la idea de armar Mamá Cínica?

Abrí la página cuando me volví mamá, pero casi no tenía contenido, yo estaba muy ofuscada con los primeros meses de la maternidad como para dedicarle tiempo. Tuve 40 seguidoras como por un año. Yo creo que todas las mamás de por sí tenemos una paranoia terrible de hacer las cosas mal, sobre todo al principio. No ayuda en nada tener a toda la sociedad opinando acerca de lo que hacés: amamantar, dar fórmula, el uso de aparatos electrónicos, la forma de alimentarlos, cómo se ve tu cuerpo después de dar a luz… todos tienen una opinión y todos te hacen sentir una presión terrible. Yo quería cambiar un poco esa visión y crear una hermandad de madres imperfectas. Mostrar que en realidad todas nadamos en el caos que es la maternidad, sólo que unas lo esconden mejor que otras. Fue entonces cuando empecé a recorrer blogs en español que hablaran sobre la experiencia de la maternidad, pero sólo encontré páginas que presionaban más la idea de “la mamá perfecta” y fue entonces cuando decidí ponerle más tiempo a mi pagina. Quería que nos riéramos un poco. Empecé a compartir mi contenido en grupos de crianza, realmente sin esperar el boom que se dio después. Un día pase de 40 a 150 seguidoras y a las 2 semanas tenía 15.000, en un mes ya teníamos 150.000 y seguíamos subiendo.

¿Por qué creés que las mamás se entusiasman tanto con tu contenido?

Porque no hay muchos espacios donde una se pueda reír y compartir experiencias. Las mamás tenemos una presión mental enorme. Tienes que asegurarte de que las necesidades físicas, educacionales, emocionales, espirituales y nutricionales sean llenadas, cuidando de que tus hijos no estén sobre estimulados, mal estimulados, sobre protegidos, mal protegidos, en un ambiente sin comida procesada, sin aditivos, sin pantallas, sin azúcar, libres de energías negativas, plásticos, con una imagen corporal positiva, socialmente conscientes, con igualdad y autoridad, con libertad pero sin ser permisivos, bilingües y preferentemente con hermanos separados por 2.5 años. ¿Que hacían las mamás de las generaciones pasadas? Darles de comer. Por eso nos hace falta reír un poco, para no volvernos locas.

¿Qué escenas de la crianza fueron traumáticas para vos? ¿Cómo conseguiste encontrarles el costado humorístico?

¡Todas! Casi muero al momento de alumbrar a mi niño (usaron fórceps, perdí dos litros y medio de sangre); los primeros meses tuve una depresión post parto terrible, junto al hecho de que Giovanni tenía un problema de succión, por lo que viví pegada al extractor de leche por once meses.
Cuando empecé a escribir las cosas cambiaron, me empecé a enfocar en lo bueno y a reírme de mí misma. Encontré amigas mamás y ellas me ayudaron muchísimo. Fue entonces cuando entendí que yo no era la única que pasaba por este tipo de problemas y eso me ayudó mucho. También me alivió el hecho de pensar que mis experiencias podrían ayudar a alguien más.


¿Cuáles son los temas que más compartidos tienen?

Creo que los problemas domésticos: las montañas de ropa sucia, el marido que tiene que ir al baño en el momento justo en el que hay que cambiar al bebé. Pero también, entre chiste y chiste, compartimos problemas más serios, como la pérdida de un embarazo y la depresión post parto.

¿Qué opinás del machismo y los roles fijos asignados en la crianza?

Quiero pensar que estoy educando a mis hijos como hombres feministas. Yo creo que si todas las mamás nos pusiéramos de acuerdo podríamos borrar el machismo en una sola generación. Mis hijos han tenido juguetes neutrales y han sido criados (quiero pensar) socialmente conscientes, pero sobre todo quiero que tengan la oportunidad de llorar y demostrar sus sentimientos sin que su hombría sea juzgada por ello. Quiero que respeten a las mujeres, que busquen a una compañera en lugar de una sirvienta. Afortunadamente para ellos, vivimos en un país donde eso no es muy difícil, pero mi sueño es que todos los niños (sobre todo en Latinoamérica donde la cultura machista es tan arraigada) tengan la misma oportunidad que ellos.

Mirá algunas de sus creaciones:

"Mamá Cínica": escenas de la vida maternal posmoderna


"Mamá Cínica": escenas de la vida maternal posmoderna

"Mamá Cínica": escenas de la vida maternal posmoderna

"Mamá Cínica": escenas de la vida maternal posmoderna



Fuente: https://www.clarin.com/entremujeres/hogar-y-familia/mama-cinica-escenas-vida-maternal-posmoderna_0_B1_WaTEwW.html