El desgarrador relato del policía que salvó la vida a una nena de 6 años

Miércoles, 13 de Septiembre de 2017 14:47

El sargento Gonzalo Suárez realizó, junto a una de las profesoras de natación, trabajos de reanimación cardiopulmonar a Samira, que había estado durante minutos sumergida y atascada con el filtro de la piscina.



Samira, la niña de 6 años que fue succionada por un filtro de una pileta del club todavía lucha por su vida. Mientras tanto, aquel héroe, que salvó su vida cuando las esperanzas parecían esfumarse, relató todo lo vivido y cómo hizo para revivir a la pequeña en la pileta del Club Universitario.

El sargento de la policía provincial Gonzalo Suárez fue uno de los grandes responsables de mantener con vida a la pequeña en el borde de la pileta hasta que llegó la ambulancia. El uniformado se encontraba fuera de servicio dentro del club junto a su familia, cuando decidió dar su ayuda. Ese aporte terminó siendo clave para poder evitar el desenlace trágico del hecho.

"Yo estaba de franco de servicio. Había ido al club para buscar a mi hija, que estaba en un entrenamiento de hockey. Estando en la cancha, empecé a escuchar los gritos que venían desde la pileta cubierta y decidí acercarme", afirmó Suárez.

Cuando el policía acudió al natatorio, se encontró con la dramática escena. Samira yacía en el borde de la pileta después de que el filtro la succionara durante varios minutos bajo el agua. Los padres, que estaban presentes, no la vieron salir a la superficie después de sumergirse. Se lanzaron al agua de inmediato junto a un guardavidas y recién pudieron rescatarla de la profundidad una vez que se apagó el motor del filtro.

"Cuando yo tomo contacto con ella, la niña no tenía signos vitales. Estaba en la orilla de la pileta con gente ayudándola. Había una profe realizando masajes cardíacos. Como ella estaba haciendo bien las cosas, yo me enfoqué más en el apoyo ventilatorio", relató Suárez.

El Policía aseguró haber podido brindar los servicios de reanimación, ya que también posee el título de enfermero profesional.

"Trabajamos varios minutos hasta que recuperó el ritmo cardíaco. Después, ya empezó a competir con su propia respiración contra el apoyo ventilatorio. Y ahí llegó la ambulancia", agregó.

El sargento, padre de tres hijos pequeños, no pudo contener las lágrimas al pensar en el calvario vivido. "Te pasan mil cosas por la cabeza. Lo que pasa es que uno ve esa situación y ve que está todo el mundo conmocionado. Entonces, la responsabilidad de uno, como policía, es tratar de estar calmo cuando todo el mundo está conmocionado".

Además, envió un mensaje de apoyo a la familia de Samira, que todavía se encuentra en estado delicado en el Hospital de Niños de la provincia. "A los padres les digo que tengan fe (llora). Dios nos ayudó y los va a seguir ayudando a ellos también", afirmó.

De acuerdo a las primeras informaciones de este miércoles, la salud de Samira evolucionó favorablemente, pese a que su estado todavía es delicado.

Según confirmó Javier, su padre, se realizaron estudios cerebrales a la niña y se descartó cualquier tipo de secuela grave. Además, en la noche del martes, la chica pudo salir del coma inducido en la que había ingresado al llegar al centro de salud.

"Anoche le mostramos una muñequita y, al oír nuestras voces, hizo puchero como queriendo llorar. Movió los brazos y las piernas", afirmó el padre. "Los médicos nos dijeron que no desmejoró ni apareció ninguna secuela grave. Es un proceso largo", agregó.



Fuente: http://www.infobae.com/sociedad/2017/09/13/cuando-llegue-no-tenia-signos-vitales-hablo-el-policia-que-salvo-la-vida-de-una-nina-de-6-anos-en-una-pileta-de-cordoba/