Jaldo

Un padre y sus dos hijos en el banquillo de los acusados por un brutal crimen

Viernes, 06 de Octubre de 2017 07:10

PRIMERA AUDIENCIA. Los acusados se mostraron muy tranquilos en la sala. La Gaceta / Foto de Osvaldo Ripoll.



El episodio fue de extrema violencia, confuso y se desencadenó en la noche del 30 de diciembre del 2012, en el barrio San Martín de Concepción. Leonardo Gabriel Urquiza (25) y Daniel González (23) murieron al ser atacados a con disparos de escopeta, mientras que Alejandro Porra, resultó gravemente herido.

El acusado por este crimen es Francisco “Paco” Benítez (54), un mecánico de motos que habría respondido de esa manera a un ataque a pedradas contra su casa. En el episodio aparecen involucrados Francisco Eduardo (27) y Franco Eduardo (21), sus hijos. Se cree que estos también participaron del ataque.

A partir del jueves este sangriento caso comenzó a debatirse en la Sala Penal I del Centro Judicial de Concepción. Los Benítez están acusados de “doble homicidio” y pesa sobre ellos la posibilidad de ser condenados a más de 18 años de prisión. En el caso de Franco la posible sentencia no podrá ser efectiva en razón de que en el momento del hecho tenía 17 años.

El tribunal, integrado por los vocales Elena Grellet (presidenta), Raquel Asis y Sergio Altamirano en esta primera audiencia escucharon a algunos testimonios, entre ellos el de Jorge Luis Porra, hermano del herido. Según su relato , la escalada de violencia se inició cuando él y su amigo José Tula pasaban en moto y fueron insultados por uno de los Benítez. En la vereda, según relató, estaban “Paco” y sus dos hijos.

“No pasés por aquí muerto de hambre que te voy a cag... matando”
, habría sido la amenaza.
“Nosotros no dijimos nada y seguimos. Pero metros más adelante, en un semáforo, aparecieron Benítez padre y su hijo mayor en un auto. Nos comenzaron a hostigar, tratando de hacernos caer de la moto”, comentó. De acuerdo con esta versión, los Benítez lo persiguieron hasta su casa. Ahí bajaron armados para insultar y amenazarlos a él y su madre. Después se retiraron.

El declarante insistió en asegurar que desconocía las razones de la agresión. Al parecer el hecho estaba vinculado con una vieja enemistad que tenía uno de los Benítez con un grupo de jóvenes encabezado por Alejandro Porra.

“Cuando se fueron, a causa de mi bronca e impotencia, le pegué una fuerte trompada a una ventana de casa. Me lesioné y fui a parar en el hospital. Ahí me estaban atendiendo cuando escuché que gritaban que habían matado a Cristian. Cuando salí a ver lo ocurrido, estaba él tirado en una camilla, sin vida, y mi hermano, herido”, relató.

El fiscal de Cámara Enrique Rojas aseguró que en “esta historia está claro que las víctimas fueron atacadas desarmadas”. Evidenció su declaración en que las pericias que se les practicaron no determinaron la presencia de pólvora en sus manos. Sin embargo, reconoció que las circunstancias del hecho no están claras, pero agregó que confía en los datos que van a aportar los testigos durante el juicio.

Según se estima, es probable que Porra, Urquiza y otros amigos suyos, después de que los Benítez se alejaran de su casa, hubieran salido a recriminarles el episodio. En ese momento se habría generado una discusión que siguió con el ataque con piedras, y todo habría concluido cuando “Paco” Benítez salió a disparar. El jueves los acusados se mostraron tranquilos. En cambio, el testigo Porra se quebró en una parte de su relato. La audiencia se reanudará la próxima semana.
 

Fuente: http://www.lagaceta.com.ar/nota/747141/actualidad/padre-sus-dos-hijos-son-enjuiciados-doble-homicidio.html