Parecía accidente pero fue un crimen y ya apresaron a dos chicos sospechosos

Jueves, 12 de Octubre de 2017 07:55




La Policía detuvo a un joven de 18 años y a un menor de edad por ser los principales sospechosos de haber acabado con la vida de otro chico de su edad en julio pasado.

El domingo 24 de ese mes fue encontrado a la vera de la ruta 9 el cuerpo de Jonathan Bautista Barrera y cerca de él la moto en la que se trasladaba. En un primer momento se pensó que el joven de 20 años había perdido la vida en un accidente.

El médico de Policía, después de revisarlo, llegó a la conclusión que la causa de la muerte había sido un fuerte golpe en la cara que no correspondía a una lesión producida por una caída de moto. La sospecha del perito fue confirmada por el médico forense que realizó la autopsia: Barrera había fallecido por el golpe de un objeto contundente que, por las marcas que le encontraron, podría haber sido producido por una botella de vidrio o un hierro.

Personal de la División Homicidios, al mando de los comisarios Hugo Cabezas y Daniel Cuellar, reconstruyó lo que había sucedido antes de que el joven muriera. En la puerta de una casa del barrio Belgrano, cerca de San Andrés, la víctima había mantenido una pelea con un joven de 18 años por el amor de una chica de la zona.

Los pesquisas confirmaron esa versión y sumaron los testimonios de otras personas. Les dijeron que Barrera comenzó a pelear con un chico, pero que los amigos de este último se metieron y comenzaron a golpearlo. Inclusive relataron que un menor tomó un hierro y que lo golpeó. La víctima, entonces, se subió a su moto y huyó del lugar.

Persecución

Los agresores, siempre de acuerdo a la versión que manejaron los policías, decidieron perseguirlo por la ruta hasta que lo alcanzaron. Lo obligaron a detenerse y allí lo siguieron golpeando hasta que lo dejaron inconsciente. Luego lo abandonaron en medio de la nada.

Los policías allanaron la casa de dos sospechosos y lograron detener a uno de 18 y a otro de 17. Pese a ser menor de edad, la Justicia ordenó que el segundo fuera alojado en el Instituto Roca hasta que se defina su situación procesal.

En las casas de los sospechosos, los uniformados encontraron un arma calibre 22 y, en la otra vivienda, proyectiles de armas cortas. Ese hallazgo serviría para confirmar una versión que recogieron las pesquisas y que indicaba que los detenidos habrían integrado una banda que se dedicaba al robo de motos.

Los elementos secuestrados serán comparados con los proyectiles que se recuperaron en otros hechos delictivos.



Fuente: http://www.lagaceta.com.ar/nota/747818/actualidad/detuvieron-dos-jovenes-crimen-adolescente.html