¿Cómo afectan las altas temperaturas a la salud mental?

Jueves, 07 de Diciembre de 2017 08:18

Imagen ilustrativa.



Se han estudiado ampliamente los efectos de la temperatura ambiental en el cuerpo humano. Lo anterior, desde los comienzos de la historia, como parte de los conocimientos clásicos aplicados en Medicina.

Más aún, se han logrado asociar distintas patologías a distintas estaciones del año: por ejemplo, las enfermedades respiratorias se asocian más comúnmente al invierno.

Ahora bien, en lo que respecta a la época estival y las altas temperaturas, se ha descubierto que éstas generan cierto estrés en el organismo. Esto ya que el cuerpo humano funciona de manera óptima entre los 36 y los 37,5º C. Por ende, en situaciones de calor extremo, el organismo comienza a luchar para poder enfriarse (lo cual puede dar lugar a espasmos musculares y un profundo agotamiento).

De ahí que se haya definido que, en circunstancias más extremas, las temperaturas enormemente altas se relacionan con el incremento de la taza de mortalidad en la población.

Como es de esperarse, la salud mental también puede verse afectada por las llamadas “olas de calor”. Normalmente, un calor moderado tendría un efecto positivo en las personas; mejorando su humor y estado de ánimo.

Sin embargo, el alza extrema de las temperaturas podría provocar: Apatía, irritabilidad, mal humor, baja del rendimiento físico y psicológico, malestar general, menor capacidad de concentración y reacción, sensación de debilitamiento, aturdimiento y confusión; entre otros.

Lo anterior, sobre todo en las personas consideradas más “vulnerables” que serían aquellas que padecen trastornos mentales a la base (depresión, ansiedad, estrés, etc.) u otras enfermedades. Además de niños y adultos mayores.

Por todo ello, al experimentar temperaturas extremas, es recomendable –aunque suene obvio- estar a la sombra, no hacer esfuerzos físicos, consumir bebidas isotónicas (o una mayor cantidad de líquidos). En términos psicológicos, las recomendaciones son: intentar mantener una actitud “positiva”, tratar de manejar las propias emociones, incluir descansos en nuestra rutina o entre nuestras actividades y evitar las imágenes negativas que el calor excesivo “produce”.





Fuente: https://www.guioteca.com/psicologia-y-tendencias/como-afectan-las-altas-temperaturas-a-la-salud-mental-calor-no-te-soporto/