Familiares de un joven ejecutado a tiros apuntan a un clan narco por el crimen

Miércoles, 11 de Julio de 2018 05:14

FABIO SEBASTIÁN FARÍAS. Fue asesinado de tres tiros por la espalda.



El primer pedido que realizaron los padres de Fabio Sebastián Farías, al solicitar el rol de querellantes en la causa, fue que se investigue la participación en el hecho de los padres del presunto homicida. Sospechan que ellos le dieron las armas y un vehículo para que concretara el mortal ataque.

Farías, de 17 años, fue asesinado de tres tiros por la espalda en la tarde del miércoles 20 de junio pasado. Un adolescente de su misma edad ha sido acusado como autor de los disparos. Se trata de “El Gordo”, hijo de Mario Dardo “El Mono” Reyna y Lorena Herrera, líderes del clan narco.

Ambas familias mantienen una vieja enemistad que comenzó hace 10 años en el barrio Juan XXIII (“La Bombilla”) y que se trasladó en los últimos tiempos a Manantial Sur, donde se registró el último hecho de sangre entre ambos grupos.

La familia de la víctima no creen que el “Gordo” haya actuado sin la complicidad de sus padres y de otros miembros de la organización de los Reyna. Por eso, pidieron ante el fiscal Arnoldo Suasnábar que se identifique a los autores intelectuales del crimen. Actualmente, el menor está alojado en el instituto Roca.

“Fue un crimen planificado. Fue dirigido por los padres del homicida. No entiendo por qué actuaron así. Por eso terminaron de esta forma las cosas”, contó Mónica Farías, hermana del joven fallecido. “Nosotros no podemos defendernos contra ellos. Queremos que alguien los frene. Tenemos miedo de que él intente escapar”, agregó.

“Consideramos que el homicidio de Fabio Farías fue planificado, organizado y financiado por esa organización criminal. El asesino contaba con una logística que confirma la participación de personas mayores en el crimen. Vamos a pedir que se investigue el rol que cumplieron sus padres y otros miembros de la organización”, explicó el abogado Gerardo Banegas, representante de los Farías.

José María Molina, abogado de la familia Reyna, señaló que por el momento no surgen de la causa datos que permitan establecer la responsabilidad del adolescente acusado del crimen.

“No existe un testigo presencial del hecho investigado. La instrucción continúa trabajando y esperamos que se llegue a la verdad de lo sucedido”, señaló Molina.

El clan Reyna es uno de los 20 grupos que se dedican al narcomenudeo en la provincia.

El móvil del crimen

De acuerdo a la información que maneja la familia Farías, la víctima trabajaba en una obra en construcción cerca de su casa, en el barrio 314 Viviendas, cuando el “Gordo” llegó a bordo de un auto y le disparó tres veces. “Esto te pasa por batir a la cana”, habría gritado antes de huir, según esa versión.

Los Reyna creen que fueron los Farías quienes le aportaron a la División Antidrogas de la Policía Federal la información que permitió desmantelar la organización durante un megaoperativo en el que fueron detenidos siete integrantes del clan, entre ellos el “Mono”.

Horas después del crimen, el“Gordo” fue detenido por el 911 a bordo de un auto. Tenía en su poder un arma, supuestamente la usada en el homicidio.

Los efectivos de la Federal estiman que la organización habría tenido lugares de acopio alejados de sus centros de venta y de sus viviendas. Sospechan que recibían la droga, la procesaban y la fraccionaban para distribuirla rápidamente.
 

Fuente: http://www.lagaceta.com.ar/nota/777075/actualidad/familiares-adolescente-asesinado-tiros-aseguran-fue-crimen-planificado.html