Una maestra fue torturada en Salta: "cuando le decía que no, me pegaba"

Viernes, 10 de Agosto de 2018 08:46

María Esther Coca.



María Esther Coca hoy está viva de milagro. Tranquilamente podría haber muerto en el olvidado paraje de Campo Largo, en el límite con Bolivia, si no hubiera sido por sus compañeros. Se trata de la maestra que sufrió un brutal ataque dentro de un escuela a la que defendió de un delincuente. La mujer pudo hablar y contó cómo fueron los terribles minutos de tortura que sufrió y criticó fuerte al Gobierno de la Provincia.

La maestra contó, en el programa 53G, el terrible hecho que tuvo lugar alrededor de las 22 hs. cuando volvió hasta la escuela luego de haber participado en las festividades por San Cayetano. "Estaba durmiendo y me desperté con una persona ahorcándome. No lo podía creer. Me ahorcaba y me decía no grites o te mato", relató la mujer.

Detalló que se trataba de un joven de al menos 20 años, que la llevó a recorrer el establecimiento en busca de dinero. Al negarse a entregar el efectivo, la mujer recibió golpes de puño y patadas en la cabeza y en el torso. "Yo sé que hay plata, me decía y cuando le decía que no me pegaba", manifestó.

Además del estado deplorable en la que ya se encontraba Coca, y al lograr dar con el botín, el delincuente intentó violar a la maestra. Le pidió "de rodillas" que desistiera de la acción y y logró escapar.

Finalmente, la directora detalló que tras una hora con el malviviente, los maestros que la acompañan en el lugar llegaron y le salvaron la vida, según indicó.

Pero el malestar de María Esther todavía duraría varias horas más. La directiva denunció que la enfermería del pareje no contaba con los recursos para asistirla, además la ambulancia tardó horas en llegar, al punto que llegó a ser asistida en Tartagal a la mañana siguiente. "Alguien está fallando, el Gobierno de la Provincia es quien debe proveer de recursos médicos y de proveer seguridad", aseguró.

María Esther recordó el caso de una alumna que falleció en un río cerca del establecimiento, y manifestó que fue otra de las oportunidades en la que se resaltó como la burocracia del estado permite el padecimiento de quienes se encuentran en zonas rurales.

Por último, la directiva expresó su deseo de prosperidad para la escuela del Paraje Campo Largo y pidió que, aunque ella se jubile dentro de muy poco, los chicos puedan tener un lugar donde educarse. "No es el sueldo, es el amor incondicional de los maestros para dar esperanza a esos niños. Para que puedan salir adelante", concluyó.





Fuente: http://www.quepasasalta.com.ar/nota/195093-hablo-la-maestra-torturada-en-salta-cuando-le-decia-que-no-me-pegaba/