Cuatro asesinatos en cuatro días fue el saldo que dejó el fin de semana largo

Martes, 21 de Agosto de 2018 06:03

UNA INTENSA GUARDIA. Dos hombres que fueron baleados permanecen internados en el hospital Padilla. La Gaceta / Foto de INÉS QUINTEROS ORIO.



Durante el fin de semana las calles tucumanas se tiñeron de sangre. En tres días, cuatro personas perdieron la vida en peleas vecinales o víctimas de robos callejeros.

El viernes, un anciano fue asesinado en Corrientes al 2.500. El domingo a la tarde, René Noriega y Hugo Daverio fueron ultimados a tiros en el pasaje Chubut al 2.400 del barrio San Cristóbal. Por el mismo hecho fueron internados en el hospital Padilla Carlos Naranjo (permanece en grave estado con asistencia mecánica respiratoria) y Federico Sánchez, quien fue trasladado a una sala común.

El último de los casos se registró en los últimos minutos del domingo pasado. Álvaro Oscar Cabrera, de 20 años, fue asesinado de un tiro cuando regresaba en moto, como acompañante, a su casa de Lafinur al 3.000.

Una banda de asaltantes los persiguió hasta lograr interceptarlos cerca de ese domicilio. Allí, el joven y un amigo se habrían resistido a que les robaran la moto. Uno de los ladrones le disparó a quemarropa, indicaron fuentes policiales. Minutos antes, los jóvenes habían comprado algunas provisiones porque estaban reunidos con otros conocidos.

Eran las 23 cuando de pronto los cruzaron, en Lavalle y Coronel Zelaya, tres motos en las que se movilizaban seis sujetos. De acuerdo al testimonio del sobreviviente, una era roja, tipo pistera; la otra era similar a una Honda CG 150cc negra; y la tercera, era un rodado de baja cilindrada.

El amigo del joven fallecido contó en sede policial que circulaban por Lavalle, cuando advirtió que los perseguían. Agregó que él conducía el vehículo. Para intentar eludirlos, giró hacia a la avenida Kirchner. Luego, retomó por Bolívar, hacia el oeste.

“En ese momento los ladrones se le pusieron al costado y les empiezan a hacer disparos, cerca de un taller metalúrgico”, señaló una fuente oficial. Las víctimas lograron alejarse, pero al llegar a Diego de Rojas al 600, los asaltantes acortaron la distancia y volvieron a disparar.

Uno de los proyectiles impactó en la rueda trasera de la moto en la que huían Cabrera y su amigo. “Otro de los delincuentes aprovechó ese momento para empujarlos de una patada y hacerlos caer”, detalló un investigador. Las víctimas lograron incorporarse y enfrentaron a los seis ladrones.

Uno de ellos le disparó a Cabrera a la altura del tórax. Luego huyeron. Como el joven residía a unos metros del lugar, su amigo buscó ayuda. En un vehículo particular lo trasladaron hasta el hospital Padilla, donde falleció poco después.

La investigación

Como los ladrones no pudieron apoderarse de la motocicleta, los uniformados de la División Homicidios lograron recuperar el proyectil que impactó en una de las ruedas. Así establecieron que el muchacho fue ultimado con un revólver.

El lunes, la Policía recorrió la zona para hacer un relevamiento de las cámaras de seguridad de los domicilios y locales comerciales. Hoy continuarán con esas tareas.

No descartan que a partir de algunas de esas imágenes puedan identificar a los asesinos del joven. Además, prestaron declaración el muchacho que manejaba la moto y una vecina que habría observado el momento en que los asaltantes atacaron a las víctimas, las hicieron caer del rodado y le dispararon a Cabrera.
 

Fuente: http://www.lagaceta.com.ar/nota/781114/actualidad/peleas-vecinales-asaltos-callejeros-dejan-cuatro-muertos-durante-fin-semana.html