La odisea del “Doctor Violín”: lo echan de todos los barrios

Miércoles, 12 de Septiembre de 2018 09:03

La puerta de la clínica donde trabaja Zambón fue pintada.



En el conurbano de Buenos Aires, vecinos de un médico denunciado por abuso sexual y violación increparon al profesional en la puerta de su departamento para que se mudara. Walter Raúl Zambón atendió el reclamo acompañado por su esposa.

Se trata de los habitantes de un complejo de triplex ubicado en Villa Adelina, adonde Zambón se mudó a principios de agosto. El contrato lo formalizó su mujer, porque en las inmobiliarias de la zona ya había sonado la alerta.

La familia, compuesta por la pareja y una hija de 11 años vivía en el exclusivo country San Jorge Village desde el año 2013. Estaban alquilando allí una propiedad y compraron otra para mudarse. Pero el consejo de propietarios decidió implementar medidas adicionales de seguridad cuando tomó nota de la denuncias contra Zambón. Instalaron una cámara de seguridad frente a su casa y cada vez que se desplazaba dentro del country lo seguía un móvil de vigilancia.

Ante la incomodidad, el médico compró una unidad en el condominio Arboris. Los vecinos se asesoraron legalmente por un lado y por el otro escracharon a Zambón para alejarlo de sus hijos menores de edad.

Finalmente, sin revelar el nombre de su marido , ya que habían circulado en las inmobiliarias de la zona sus antecedentes, la mujer de Zambón alquiló un triplex a estrenar en la calle Miguel Cané de Villa Adelina. Fue allí donde los vecinos los increparon y les comunicaron que querían que se mudaran de inmediato. Se sienten inseguros con la presencia de un acusado de violencia sexual contra menores en su barrio.

"Está claro que no sos bien recibido", fue el claro mensaje de un grupo de madres y padres que le tocó la puerta al profesional acusado. "Te queremos preguntar cuál es la fecha en la que te vas a retirar de acá porque las inmobiliarias nos dicen que hoy era el díaa en que te ibas. Queremos que se vayan ¿Cuándo se van?" insistieron, ansiosos.

"¿Por qué no vuelven a San Jorge? ¿Por qué no van a Arboris? Nos enteramos que los echaron, igual que acá. No quieren que estén"
, agregó una mujer.

" ¿Es un problema de dinero? Te ofrecemos 20 mil pesos para que no vuelvas y el mes que viene otros 20", le dijo con sorna uno de los participantes en la reunión. Otro le sugirió que se alquilara un departamento a tres cuadras.

"No vamos a hacer ninguna locurita. Sabemos que los echaron de todos lados. No queremos quilombo, Uds trajeron quilombo. Llévenselo. Váyanse. ¡Fecha límite viernes!", les dieron como ultimatum.

Las acusaciones contra "Dr. Violín"

La hijastra de Zambón, hija de la primera pareja de su esposa, lo acusa de haber abusado sexualmente de ella cuando tenía 10 años. Las agresiones, frotaciones y manoseos, se producían en su habitación, en los trayectos en auto que hacían a solas o en la piscina. Cuando la chica, a los 15 años, reveló lo ocurrido a su madre, ésta estalló de un modo tal que la persuadió de que lo mejor era desdecirse para preservar la estabilidad de todos. Pero a los 20 años, después de haber guardado el terrible secreto, consultó a abogados y concretó la denuncia penal que se investiga ahora en San Isidro.

Una familiar cercana de Zambón también lo acusó, pero por violación. Se trata de una joven que había llegado de la provincia de Corrientes para estudiar en la Universidad. El médico, durante una crisis con su esposa, la invitó a un departamento donde intentó besarla por la fuerza y ante su resistencia, la violó. Según la chica, siempre quiso hacerle creer que era "como una hija" para él, y al día siguiente de los hechos, le pidió perdón por mensaje de texto.

A las denuncias de su hijastra por abuso y de la estudiante que lo acusa de violación se suma el pedido de desarchivo de la causa iniciada por lesiones y abuso sexual en el 2012 por una niñera que trabajaba para él en el country donde vivía. La mujer pudo escapar aquella noche y las marcas físicas de la agresión fueron constatadas por peritos forenses. El proceso no avanzó. Impotente, ella pintó en los paredones acusaciones contra el médico.

"Circunstancialmente he tomado conocimiento de otras agresiones sexuales en perjuicio de otras víctimas. Y en razón de tener elementos de conocimiento para aportar sobre el hecho que fue motivo de la pesquisa, sin perjuicio de las lesiones que ya me fueran constatadas por la Oficina Pericial y siendo que a la fecha persisten en mi secuelas de los hechos perpetrados por Zambón contra mi persona, contando con elementos probatorios que considero decisivos, vengo a solicitar se disponga el desarchivo del expediente", sostiene en un escrito presentado ante la justicia.

El recurso que eligió la víctima en el barrio fue retomado por quien todavía no se identificó : en los alrededores de la clínica Béccar, donde trabaja Zambón, también aparecieron pintadas señalándolo como abusador. Fueron limpiadas, pero volvieron a aparecer. En una de ellas, sobre una puerta de cristal se lee: "Zambón Violín".

Un exempleado de la empresa de logística médica que Zambón tiene en sociedad con su mujer declaró que había sido acosado sexualmente cuando trabajaba en el lugar y se ofreció como testigo de la conducta del denunciado.



Fuente: https://tn.com.ar/sociedad/la-odisea-del-doctor-violin-lo-echan-de-todos-los-barrios_896456