“Si el paro en la UNT se extiende dos semanas, los chicos perderán el año”

Viernes, 14 de Septiembre de 2018 07:05

EN PLAZA INDEPENDENCIA. Docentes y estudiantes expresaron su rechazo a los recortes presupuestarios. La Gaceta / Foto de Franco Vera.



Se extingue la sexta semana del paro que lleva adelante la Asociación de Docentes e Investigadores de la Universidad Nacional de Tucumán (Adiunt) y aún es incierto cuándo será el final de la protesta que impide el normal desarrollo del segundo cuatrimestre en la UNT.

Los educadores, que el jueves marcharon junto a los estudiantes, adelantaron que este viernes propondrán una semana más de cese de actividades en el congreso de la Conadu Histórica. En este contexto, hay diversas aristas que se desprenden de allí generan mayor presión a la medida de fuerza: la lucha de los profesores, la situación del alumnado a dos meses del final de las clases, la crisis económica que sacude al país y la preocupación de los padres con la posibilidad de que sus hijos pierdan el año.

La Universidad cuenta con unos 55.000 estudiantes, de los cuales 3.000 pertenecen a las escuelas experimentales. Laura Mariana Acosta, madre de una alumna de la de Escuela de Agricultura, dijo que respalda los reclamos de los educadores, pero acotó que no está de acuerdo con que se tengan que perder tantos días de clases. “Los chicos ya están perdiendo el año, no lo van a poder recuperar. El director nos dijo que si de aquí a dos semanas todo sigue igual, lo pierden”, expresó angustiada.

Acosta forma parte de un grupo de padres autoconvocados de escuelas experimentales, algunos de los cuales consideraron cambiar a sus hijos de colegio. “Son buenas escuelas, es excelente la educación de los docentes, pero es una pena que esto los tire abajo”, lamentó. La mujer, además, afirmó que les dijeron que “la única forma” de que sus hijos regresen a las aulas es con un recurso de amparo. “Pero no queremos eso, porque es como obligarlos a los docentes. Queremos solucionarlo con el diálogo”, agregó.

El secretario general de la UNT, José Hugo Saab, fue menos contundente que Acosta, aunque reconoció que cada día que corre se van incrementando las dificultades para reprogramar las actividades académicas. Sin embargo, aseguró que la Universidad hará todo lo que esté a su alcance para colaborar con los estudiantes, especialmente con los de las escuelas experimentales, para evitar que pierdan el año.

Entre las posibilidades que hay para salvar el año, en caso de que la medida de fuerza se extienda, se menciona prolongar el ciclo lectivo y modificar las fechas de las mesas de exámenes, indicó Saab.

“La secretaria Académica (Carolina Abdala) va a convocar la semana que viene a los secretarios académicos de las facultades y a los directores de las escuelas experimentales, por segunda vez, para empezar a hacer una planificación de la recuperación de clases perdidas”, precisó.

Durante la manifestación que se realizó el jueves por el microcentro, en el marco del paro nacional educativo, docentes y estudiantes se expresaron en favor de la educación pública, en contra de los recortes presupuestarios y exigieron una mejora salarial.

La última propuesta que recibieron de parte del Gobierno de la Nación fue de un incremento 25 %, con un 15 % en blanco y resto con sumas en negro. “En 2005 conquistamos el blanqueo de todos nuestros salarios; no podemos ahora retroceder 13 años. Sumas en negro es precarización”, expresó Ariel Osatinsky.

Los estudiantes

Acosta afirmó que su hija de 14 años está en contra de las medidas. “No considera que tenga que perder tantos días de clases”, dijo. Distinta es la posición de Adolfo Antuz, un joven santiagueño de 28 años que hace cuatro que vive en Tucumán y cursa la carrera de Profesorado en Educación Física en la UNT. “Estoy a favor del reclamo, porque en la UNT se había declarado en emergencia presupuestaria. Los docentes están luchando no solamente por sus sueldos, sino porque la educación sea libre y gratuita”, explicó.

El estudiante dijo que, en general están bien acompañados por los profesores a pesar de la medida de fuerza, aunque reconoció que hay algunos que no les entregan material de estudio ni les brinda detalles de cómo seguir la materia. “Hay otras materias en la que sí nos dan guía de estudio, bibliografía y horas para consultas, para que no perdamos el año y quedemos regulares”, dijo.

Consultado sobre si la medida de fuerza complica su situación económica y familiar, opinó que la situación del país en sí es adversa. Aunque no detalló cifras, explicó que se mantiene con una mensualidad que le envían sus padres desde Santiago del Estero y que además él trabaja para tener un ingreso extra. “Mi madre es docente y está a favor de la lucha, al igual que mi padre”, indicó.

María de la Paz Madariaga, presidenta del Centro de Estudiantes de Filosofía y Letras de la UNT, reconoció que hay posiciones dispares respecto a la medida de fuerza, pero interpretó que si el miércoles se hicieron tomas simbólicas en tres facultades es porque hay respaldo a los docentes.

La estudiante de Ciencias de la Educación dijo que casi no están teniendo clases, pero que todas las actividades que se realizan la Facultad son en el marco del paro docente. “La preocupación de perder el año está presente, pero hoy nosotros entendemos que esa no es la prioridad. Si hoy no acompañamos estas medidas de lucha, quizá el año que viene la universidad pública gratuita desaparece”, reflexionó.
 

Fuente: https://www.lagaceta.com.ar/nota/783589/actualidad/chicos-ya-estan-perdiendo-ano-reclaman-padres-estudiantes-universitarios.html