Terrible caso: la nena que nunca se sabrá cómo y por qué murió

Jueves, 11 de Octubre de 2018 13:34

Los padres de Zumara, Marcial y Alejandra Orias.



Nunca se sabrá cómo y por qué murió Zumara Orias, una nena que tenía un año y medio cuando desapareció mientras compartía con sus padres y otros familiares un día de recreación junto al Río Chubut. Después apareció muerta.

La causa se cerró definitivamente este miércoles cuando finalizó el insólito juicio que se le hizo a los padres: un fiscal los sentó en el banquillo para hacerlos responsables de la desaparición y muerte de su nena pero ya había anticipado que no pediría condena.

La aparente intención era someterlos a un escarnio público como responsables de su muerte por no haberla cuidado.

Zumara Orias tenía un año y medio cuando desapareció, en la tarde del 30 de noviembre de 2014. Estaba con sus padres y otros familiares pasando un día en una chacra de Trelew y de repente le perdieron el rastro. La buscaron por todos lados sin éxito, hasta que el 23 de enero de 2015 llegó la peor noticia: la encontraron muerta. Estaba semi enterrada a 500 metros del lugar donde la habían visto por última vez.

La búsqueda de la nena duró casi un mes. Las autoridades de la comisaría Cuarta de Trelew encabezaron varios operativos en ese canal de riego y en las inmediaciones buscando a Zumara pero todos dieron resultado negativo. Hasta que su cuerpito fue hallado desmembrado en un establecimiento rural situado en las cercanías de donde se había perdido. El hallazgo conmovió a toda la comunidad del valle de Chubut que se había movilizado para encontrarla.

La encontraron porque la pista la dio una perrita mascota del lugar que apareció jugando con un pie de la pequeña y eso obligó a la policía a iniciar un amplio rastrillaje hasta que encontró el cadáver. El fiscal Fabián Moyano -el mismo que llevó a juicio a los padres- siempre mantuvo la hipótesis de que la criatura había muerto ahogada y de que unos perros que deambulaba por el lugar habían sacado su cuerpo del agua. Su teoría señalaba a los padres como responsables de la muerte por no haber cuidado a la nena.

La mamá de la criatura, Alejandra Valenzuela, y el papá, Marcial Orias, siempre pensaron de otra manera: sostuvieron que fue asesinada por una venganza familiar. Y aseguraron que había testigos. Vivían en una humilde casa ubicada en las afueras de Trelew, en Chubut. Allí, en pocos metros cuadrados también convivían sus otros dos hijos, Demián y Joaquín. Además de perder a su hija tuvieron otro sufrimiento: debieron esperar varios meses para poder enterrarla ya que, por distintas diligencias relacionadas por la autopsia, no les entregaban el cuerpo para que puedan sepultarlo. Incluso hoy, después de la audiencia y cierre del caso, reclaman ropita y otras pertenencias de la criatura.

La causa fue archivada en agosto pasado. Ni accidente ni asesinato. Pero después de esas actuaciones, les anunciaron a los padres que serían juzgados. Finalmente no fue un juicio sino una sola audiencia. De lo contrario se hubiera hecho largo y tedioso ya que había decenas de testigos. Los padres (casi obligados) debieron hacerse cargo del “accidente” por negligencia. La audiencia se realizó en el más absoluto secreto en los tribunales de Trelew.

El caso quedó definitivamente cerrado. Nadie nunca sabrá que pasó con la niña. Si se ahogó por accidente, si la secuestraron y asesinaron. Lo único que es absolutamente cierto es que Zumara nunca podrá descansar en paz.

Fuente: https://www.clarin.com/policiales/zumara-beba-justicia-sabra-murio_0_wuYvSJwKS.html