Fracaso: en dos semanas el candidato Alperovich no logró ni un solo apoyo relevante y sus familiares anticipan que SE BAJARA antes de fin de año

Sábado, 03 de Noviembre de 2018 14:25





Actuar en caliente no suele traer buenos resultados.

"La paciencia es la llave de todas las soluciones", enseña un proverbio árabe que se suele escuchar en la Casa de Gobierno.

José Alperovich, después del acto del 17 de octubre de Juan Manzur y Osvaldo Jaldo, no pudo contenerse en su brutal abstinencia de poder y se autoproclamó como candidato a gobernador.

Desde entonces, más allá de las gigantografías y los artículos periodísticos patrocinados, el senador ansioso apenas pudo recoger apatía y desdén.

Ni un solo dirigente o grupo político, social, empresarial o sindical de relevancia quiso sumarse a la aventura. En forma masiva, el peronismo se encolumnó con Manzur-Jaldo, al tiempo que el gobierno provincial recuperaba el control pleno del Partido Justicialista.

El apresuramiento dejó al desnudo la extrema debilidad y la falta de estrategia de Alperovich.

Antes de lanzarse al vacío, el arrebatado intentó negociar, pidiendo que le garantizaran renovar su banca de senador y que le dieran una diputación nacional a Sarita. Ni siquiera le contestaron.

Ahora Alperovich intenta suplir la falta de apoyos reales poniendo recursos en medios de prensa afines y en las redes sociales, donde solamente cosecha repudios e insultos por su desfachatez.

Mientras, los familiares del ex gobernador están preocupados por sus sueldos en el Estado, y por el distanciamiento del calor oficial, del que disfrutaron desde 2003.

También se asustan por las derivaciones que traerá en los próximos meses el juicio por el asesinato de Paulina Lebbos, donde ya hay una decena de detenidos que respondían al ex gobernador. Un par de ellos están a punto de hablar. No quieren pasar Navidad detrás de las rejas, mientras sus jefes siguen en libertad.

Antes de fin de año se caería la ilusión de Alperovich de volver a ser gobernador.

"Te van a pasar por encima, no tenés ni un intendente ni un legislador que te apoye, y encima vamos a quemar un montón de plata", es el razonamiento que le hacen en la intimidad al ex Zar.

Por ahora, Alperovich no quiere admitir su fracaso, y comenta que ya le ofrecieron un partido para poder presentarse: Unión y Progreso Social, del contador Mario Koltan, quizá el mayor experto en eso de incinerar montañas de dinero en campañas electorales fracasadas.