Devastada, la mamá de una nena de 12 años que se suicidó relata el bullying que sufría

Martes, 06 de Noviembre de 2018 13:06





El 14 de junio del año pasado, el mundo de Dianne Grossman se trastocó cuando su hija Mallory, de 12 años, se suicidó después de meses de acoso escolar y virtual. Antes de matarse, la pequeña gimnasta había visto mensajes de Snapchat que le preguntaban cuándo iba a suicidarse.

"Los mensajes fueron viles", dijo Dianne, como parte de la campaña de prevención del suicidio "Tú no estás solo" de The Sun.

Dianne, del estado estadounidense de Nueva Jersey, habló cuando nuevas cifras revelan que las tasas de suicidio entre las alumnas y las jóvenes británicas alcanzaron un nivel récord.

Los datos publicados por la Oficina de Estadísticas Nacionales muestran que el año pasado el 13,3% de las muertes de chicas de entre 5 y 19 años se debieron a suicidio, lo que representa un aumento de más de un tercio desde 2016.

Su madre decidió contar la historia para alertar a otros padres.

"Mallory tenía apenas 10 años cuando comenzó la intimidación. Ella siempre fue una niña sensible y tranquila. Adoraba la gimnasia y las animadoras y era muy inteligente. Nada le gustaba más que hacer pulseras caseras, o transformar la ropa vieja en otras cosas. Con el tiempo, su personalidad comenzó a cambiar. Pero fue tan gradual que no vi motivo de preocupación".

La personalidad de Mallory iba cambiando, pero la madre pensó que era un proceso lógico de la edad: "No tenía idea de que eran signos suicidas".

"Con 10 años, Mallory regresaba a casa de la escuela y me decía que había tenido un mal día porque un grupo de chicas habían sido malas con ella. Se burlaban de ella y decían que no tenía amigos, que nadie la quería y que no podía sentarse con ellas en el almuerzo", relata con dolor.

Dianne llamó a la escuela en varias ocasiones para hablar sobre lo que estaba sucediendo. Aún así, la intimidación continuó.

"Un día ella me dijo que las chicas le pidieron que usara una camiseta rosa con pantalones cortos de mezclilla azul. El plan era que todos usaran lo mismo para que pudieran ser parte de lo que llamaron el escuadrón. Al día siguiente, Mallory usó el atuendo específico, pero nadie más lo hizo, así que se burlaron de ella".

Pasaron las vacaciones y cuando volvió al colegio todo siguió igual. Sus notas empezaron a caer en picada. La nena ponía excusas para no ir a la escuela, decía que le molestaba el estómago o que le dolía la cabeza.

"No fue hasta el día antes de que Mallory se quitara la vida que supe hasta qué punto las chicas la habían sometido durante nueve largos meses. Ese día, Mallory había ido a tres mesas diferentes a la hora del almuerzo y las chicas le habían dicho en cada una que no le permitían sentarse con ellas. Ella llegó a casa y se largó a llorar".

La nena le contó a su mamá que las chicas la habían hablaban de ella en las redes sociales. Mallory no tenía Snapchat, por lo que capturaron las imágenes y se las enviaron por texto para que ella pudiera ver lo que estaban diciendo.

Uno de los mensajes decía: “No tienes amigos. ¿Cuándo te vas a suicidar?".

"Decirle a alguien que no tienes amigos y que no le gustas a ti, eso es mezquino. Pero decirle a alguien que vaya y se mate, eso es puro veneno", dice dolorida Dianne.

Esta madre devastada, quiere dejar un mensaje:

"Como padres, llevamos a nuestros hijos a los médicos cuando están resfriados, o para chequeos anuales para que sus ojos, nariz y oídos estén sanos. Sin embargo, rara vez hablamos de su desarrollo cerebral, su corazón o su bienestar emocional. Debería haber tratado a Mallory como una víctima. Cuando una víctima es lastimada, nosotros la cuidamos. El problema era que no me di cuenta de que estaba siendo victimizada".

Resultado de imagen para mallory grossman