Los verdaderos motivos detrás de la separación del Chino Leunis

Miércoles, 07 de Noviembre de 2018 02:54





Posiblemente dar vuelta la página en el momento indicado termine siendo algo productivo. Una decisión difícil de tomar, pero que tal vez resulte conveniente si la intención es adelantar el final de una historia que no consigue refrescar su encanto. Por supuesto que no todos están en condiciones de compartir catorce años de matrimonio. Mucho menos, de animarse a bajarle el telón a una relación tan extensa y profunda, con hijos de por medio y la incertidumbre de un futuro diferente, con mamá por un lado y papá por el otro.

Distanciarse luego de tanto trecho recorrido implica templanza, coraje y también sabiduría. A lo mejor por eso la separación del Chino Leunis (38) y Karin Rodríguez (39) sorprendió a medias, dado que, hace aproximadamente un mes, los rumores comenzaron a poner en duda la continuidad conyugal y él quitó de las redes sociales las fotos en pareja. Se habló de crisis, aunque nadie se atrevió a imaginar un desenlace tan extremo. Evidentemente, tanto el conductor televisivo como su esposa han meditado mucho antes de decirse adiós, pero aparentemente no sirvió de nada. El amor había empezado a anunciarles su fecha de vencimiento, y cuando los cimientos tambalean todo lo construido, a corto o mediano plazo, se viene abajo. Es lo que finalmente sucedió, porque tras haberse casado en 2010 y ser padres de Delfina, que hoy tiene ya 8 años, el matrimonio entre Leunis y Karin ha expirado. Algo se sospechaba, pues más allá de que, al igual que varios famosos, el animador es un fiel adherente a Instagram y Twitter para graficar o contar en 140 caracteres sus experiencias laborales. Esquivaba la chance de referirse a su vida privada, pero hace un par de semanas posteó unos mensajes que invitaron a imaginar que con Karin las cosas ya no marchaban como en las mejores épocas. “De todo se aprende. Y si a eso le sumás la sabiduría que sólo consigue el tiempo, ahí tendrás una gran enseñanza. Que Dios nos bendiga mucho”, fueron las palabras que eligió él para ¿despedirse? de su mujer.

Anteriormente, mientras los trascendidos iban cobrando cada vez más fuerza y la prensa iba detrás de la fuente, para saber a ciencia cierta si efectivamente estaba por separarse, Leunis acudió a las redes sociales para analizar el cuadro de situación lejos de las cámaras y los micrófonos. “Sinceramente no suelo hablar de mi vida privada en los medios”, aclaró el Chino, justificando su deseo de evitar a los canales y los programas de chimentos. Posteriormente, agregó: “Les agradezco su preocupación, pero mi vida íntima es sagrada para mí”. Al margen de la intensidad de los rumores, que iba creciendo progresivamente, Leunis prefería abstraerse, y ni él ni su Karin quisieron salir a desmentir o confirmar lo que se estaba diciendo. Lo evitaron constantemente, probablemente porque en la intimidad de la pareja todavía consideraban que quedaban fuerzas como para encontrar una salida y salvar la relación. Sin embargo, ese lapso que fluyó detrás de la resurrección no fue suficiente y finalmente cada uno tomó por un camino distinto.

De hecho, el Chino armó el bolsito y partió: dicen que alquiló un departamento en cercanías del hogar familiar y que ya realizó la mudanza. Supuestamente, esta determinación de vivir cerca de su ex responde a su deseo de no alterar la rutina ni los horarios, teniendo en cuenta que Delfina está en edad escolar y que, además, la separación con Karin se dio en buenos términos. Esto fue posible, claro, porque el adiós aparentemente fue consensuado. Pese al dolor, el Chino y su esposa trataron de mitigar las consecuencias con diálogo y un análisis constante, aprovechando que no hubo terceros en discordia y que el respeto no ha sido violentado desde el punto de vista de la fidelidad. Algo un poco inusual cuando se trata de una pareja de famosos, pues en la farándula los amores fugaces se presentan diariamente y son capaces de complicarles la vida a los que todavía creen en los valores de la familia. Sin dudas, estamos frente a una salvedad a las generalidades de la ley, ya que en los últimos años Leunis evolucionó profesionalmente y sus trabajos en televisión incrementaron ostensiblemente su grado de popularidad. Se convirtió prácticamente en una especie de “conductor comodín” de Telefe, cuyos jerarcas lo tienen presente cada vez que se les genera un hueco o deben implementar un cambio para levantar el rating. Exageradas o no, hay voces que se atreven, incluso, a catalogar al Chino como el más mimado de los animadores después de Marley. Sin ir más lejos, actualmente fue el que los gerentes de programación colocaron en la grilla para pelearle la audiencia nada menos que Jorge Lanata los domingos por la noche. El presente le da lugar a un contrapunto entre lo laboral y lo personal. Leunis disfruta plenamente de su actividad profesional, pero en el plano personal no atraviesa su mejor momento. Por más que, en ciertas oportunidades, lo más beneficioso sea dar vuelta la página y volver a empezar. 

Ver esta publicación en Instagram

Así me quedó el dedo luego del esguince. Se estrangulaba con el anillo y con ayuda del detergente me lo saqué. Ahora ya se me deshinchó, pero la alianza no entra de ninguna manera. Tengo que agrandarla, si es que esto es posible, o hacerme una nueva. Les pasó?

Una publicación compartida por Chino Leunis (@leandroleunis) el



Fuente: http://www.paparazzi.com.ar/romances/los-verdaderos-motivos-detras-de-la-separacion-del-chino-leunis/19653.html