Una pareja cordobesa adoptó a cinco hermanitos que vivían separados

Miércoles, 07 de Noviembre de 2018 20:26





¡La cigüeña pagó sobrepeso de equipaje! Claudio Dominini y María José del Milagro Del Bel mostraron que las ganas de dar amor no tienen límites y adoptaron a cinco hermanitos que vivían separados.

"Nosotros no los adoptamos, ellos nos adoptaron a nosotros", expresó Claudio.

Claudio y María José transformaron en padres primerizos de la noche a la mañana y armaron a puro pulmón una familia junto con Uga, Giulio, César, Hugo y Facundo.

En 2009 la hermana de Claudio los invitó a que se sumen al programa provincial “familias para familias”, para así compartir de hogar con niños y niñas que por diferentes causas se encuentran distanciados de sus familias.

"Pasó mucho tiempo hasta que aceptamos sumarnos a la propuesta", contó Claudio a La Voz de San Justo.

Un año después se unieron al programa y paralelamente organizaron un viaje para “escribirle a la cigüeña”.

Unos días antes de emprender sus vacaciones recibieron un llamado. "Nos llamaron para avisarnos que había una niña que necesitaba un hogar, si podíamos ir a conocerla", relataron.

La pequeña tenía 3 años y había sido separada de su familia porque no le garantizaban una vida digna.

"Uga venía con su pasado, con una historia. Hubo que adaptarse, convivir con muchas dificultadas. Fue difícil, pero teníamos una gran alegría", confiaron.

Un año después les ofrecieron adoptar a la pequeña. “No dudamos ni un segundo. Ella siempre fue nuestra hija, parte de la familia desde el primer momento que llegó a nuestra casa", expresó Claudio.

Al poco tiempo se enteraron que Uga no era la única, atrás habían quedado cuatro hermanitos varones más grandes que ella.

"No sabíamos que existían. En 2011, nos cruzamos con toda la familia biológica de Uga y ahí fue que los vimos pero nunca supimos nada más", explicó Claudio.

Facundo (15), Hugo (12), César (11) y Giulio (10) vivían en el Hogar Padre Luchesse "Asociación Civil Bethel Casas de Dios", en Villa Allende.

En 2015, Claudio y María José invitaron a los hermanos al bautismo de Uga. A partir de ese día el vínculo se fue haciendo más fuerte.

En octubre de ese año les ofrecieron adoptar los cuatro varones, lo pensaron y hoy pasaron de uno a cinco en casi un segundo.

"Le habíamos adaptado el comedor a Uga para que durmiera allí hasta que termináramos la ampliación, pero tuvimos que apurar todo, hasta agregamos una habitación más, algo que nunca estuvo en los planes".

Fuente: http://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/una-pareja-cordobesa-adopto-cinco-hermanitos-que-vivian-separados