Impresion de prueba

Secretos nunca contados del G20: qué había en los "maletines del botón rojo"

Miércoles, 05 de Diciembre de 2018 15:59

Fernando de Andreis, secretario general de Presidencia, recibe a Vladimir Putin. Detrás, uno de los maletines misteriosos.



Uno de los secretos más incómodos del G20 en la Argentina estuvo siempre a simple vista.

Los contingentes de seguridad de los líderes mundiales que llegaron a Buenos Aires la semana pasada trajeron sus valijas como cualquier viajero. Muchas de estas maletas debieron pasar por scanners de chequeo en los terminales de Ezeiza y Aeroparque a pedido de los organismos de seguridad argentinos, pero hubo algunas pocas piezas de equipaje que se saltaron este control. Sus portadores no solo se negaban a que fueran abiertas o registradas: habían explicitado en manifiestos de carga que no podían ni debían ser chequeadas; tenían que pasar directamente sin someterse a verificaciones de seguridad.


A simple vista no eran nada del otro mundo: simples maletines tipo attaché con manijas de cuero o material sintético. Y sus portadores siempre estaban cerca de un líder global, de riguroso traje negro, a apenas dos o tres pasos, sin decir nada.

Así, los maletines comenzaron a repetirse. Los altos funcionarios del Ministerio de Seguridad los vieron en las manos de colaboradores cercanos a Vladimir Putin, Donald Trump, Emmanuel Macron, Narendra Modi, Theresa May. Rusia, Estados Unidos, Francia, India, el Reino Unido: todos países con capacidad nuclear.

Un hombre de Putin sostuvo el suyo mientras el mandatario ruso saludaba al secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, quien acudió a recibir a la delegación al aeropuerto de Ezeiza. Otro colaborador llevó un maletín similar a la reunión bilateral con Turquía, el sábado 1° en Costa Salguero.

Entonces, un funcionario argentino de muy elevado rango preguntó por estos attachés. No serían papeles de Estado lo que cargaban, precisamente. Un oficial de una delegación de una nación europea le dio la respuesta: sus contenidos están vinculados a cuestiones nucleares.

Jamás se podrá saber a ciencia cierta qué había dentro de estos attachés, pero en algunas mentes del Gobierno la hipótesis es una sola, digna de una película de James Bond, Jack Reacher o de Dr. Strangelove de Stanley Kubrick: serían dispositivos de activación nuclear remota en caso de un ataque. Un mecanismo que se especula que solo podría ser pulsado por el presidente mismo.

Los maletines incluso llegaron a la gala del Teatro Colón del viernes pasado donde estuvieron los líderes, sus parejas, y funcionarias como Christine Lagarde, directora del FMI.

La sombra del miedo nuclear también estuvo dentro del evento en el corazón de la República Popular China: fuentes cercanas a la organización del evento aseguraron que funcionarios de seguridad de Xi Jinping pidieron montar un refugio especial dentro del teatro para resguardar al presidente en caso de una potencial lluvia de misiles.


Los cerca de 300 efectivos de seguridad de Donald Trump se convirtieron en los más exigentes a la hora de niveles de control de todas las delegaciones. Pidieron, por ejemplo, registrar el Colón ellos mismos antes de la gala además del chequeo propio de las fuerzas de seguridad federales argentinas. "The Beast", la célebre limosina Cadillac blindada en la que viaja el presidente estadounidense, no fue una sola en Buenos Aires: la comitiva de Trump trajo una segunda unidad para despistar en salidas. Putin y Xinping, los líderes rusos y chinos, hicieron lo mismo con sus autos oficiales.



Fuente: https://www.infobae.com/sociedad/policiales/2018/12/05/secretos-nunca-contados-del-g20-que-habia-en-los-maletines-del-boton-rojo-y-el-miedo-de-china-a-un-ataque-en-el-colon/