Canadá busca más de un millón de inmigrantes para darles la residencia

Viernes, 11 de Enero de 2019 17:13





El Congreso canadiense ha anunciado esta semana un plan para conceder la residencia permanente más de un millón de inmigrantes durante los próximos tres años.

“Aunque muchos empleos pueden ser desempeñados por canadienses, hay vacantes; la inmigración ayuda a proporcionar trabajadores que satisfagan las necesidades del mercado laboral, estimulando la economía”, explica el informe sobre el plan migratorio. En particular, Canadá busca trabajadores en el área de la salud, las ciencias, profesiones cualificadas, transporte y equipamientos.

Así, el país, que cuenta con 37 millones de habitantes, planea admitir a 331.000 inmigrantes en 2019, 341.000 en 2020 y 350.000 en 2021. La mayoría serían trabajadores, pero también habría reunificaciones familiares (cerca de 100.000 al año) y refugiados (alrededor de 60.000 al año). En 2017, Canadá admitió a 286.479 residentes permanentes, la mayoría de ellos trabajadores, y sobre todo en los estados de Ontario y Quebec.

Uno de cada cinco canadienses son inmigrantes, según el informe; desde 1990 han llegado más de seis millones. El propio ministro de Inmigración, Ahmed Hussen, nació en Somalia y emigró cuando tenía 16 años.

El nuevo impulso migratorio canadiense coincide con mayores restricciones en Estados Unidos. Hoy, el presidente Donald Trump ha prometido un nuevo sistema más simple y seguro para atraer a trabajadores cualificados, abriendo incluso un camino potencial a la ciudadanía. “Necesitamos a gente, gente buena y cualificada, queremos que vengan, necesitamos a gente”, dijo el miércoles.

Sin embargo, todas su políticas hasta el momento han estado dirigidas a justo lo contrario: restringir la inmigración, legal o ilegal, e incluso de trabajadores cualificados. Esto ha despertado la preocupación de grandes empresas, que se han quejado a la Casa Blanca, y ha provocado que muchos inmigrantes antes interesados en desarrollar sus carreras aquí estén aplicando ahora en Canadá, según informa el diario The Washington Post.