No hay colectivos en Tucumán

Martes, 12 de Febrero de 2019 01:13

La UTA aseguró que mantendrá la huelga hasta tanto se cancele toda la deuda salarial.



Tucumán está sin servicio de ómnibus desde la medianoche. Y esta vez, por tiempo indefinido.

La Unión Tranviarios Automotor (UTA) materializó la medida de fuerza -sin asistencia a los lugares de trabajo- que había adelantado durante la huelga del viernes en reclamo por el 50% adeudado del salario de enero. Son unos 4.000 trabajadores a los que les deben unos $ 20.000 a cada uno. César González, titular del gremio, condicionó el levantamiento de la medida de fuerza a la cancelación total de la deuda. “Es la única forma. A esta solución la tienen los empresas, no nosotros”, aseguró.

Los dirigentes de Asociación de Empresarios del Transporte Automotor (Aetat) afirmaron que hoy por hoy no cuentan con los $ 80 millones necesarios para afrontar la segunda parte del compromiso. En contrapartida, durante la audiencia de ayer, ofrecieron destinar las ganancias diarias, menos el costo del combustible, para ir disminuyendo la deuda hasta tanto reciban la próxima semana un subsidio de la Nación que les permitiría completar el pago. El ofrecimiento, sin embargo, fue rechazado por la UTA.

“Para que se destrabe el conflicto hay que pagar el saldo pendiente de los haberes en forma inmediata. Nosotros no estamos en condiciones. Las empresas ya agotaron el poder de crédito y de endeudamiento a tasas inconmensurables”, sintetizó Jorge Berreta, vicepresidente de Aetat.

En el medio, más de 300.000 usuarios del transporte público deberán ingeniárselas para cumplir con sus trámites y obligaciones sin contar con los servicios de las 14 líneas de la capital, las 56 interurbanas y las rurales. “Mañana (por hoy) tendré que acordar con mis vecinos para venir en taxi al centro a trabajar. Ellos hacen paro, pero nosotros no podemos faltar porque nos descuentan el día”, se quejó Soledad, empleada en una panadería que a diario viaja en la Línea 5. Lucy, una señora de 80 años, se comunicó con este diario para descargar su descontento por la medida de fuerza. “Al final somos rehenes los pasajeros. Yo no puedo pagar un taxi”, protestó.

“Callejón sin salida”

González insistió con que las complicaciones y la crisis en el sector del transporte no es algo de ahora. “Nosotros hemos puesto todo, pero hace 18 meses que venimos con este inconveniente y nadie lo escucha: estamos llegando a un callejón sin salida. Somos conscientes de que la actividad está en crisis, pero todos estamos en crisis, sabemos que también los usuarios”, manifestó.

Tanto el secretario general de la UTA como el vicepresidente de Aetat coincidieron con que es impostergable una reunión entre los gremios con funcionarios del Gobierno de la Provincia como de la Municipalidad para sincerar los costos del boleto y conformar una receta que deje satisfechas a las cuatro partes. “La solución de fondo -dijo Berreta- la vengo repitiendo hace mucho tiempo, pero parece que el transporte público no es prioridad. ¿Cuándo nos sentaremos todos en una mesa de diálogo? ¿La Provincia puede poner algo más (que los subsidios)? ¿La Municipalidad qué puede poner? Todo es un debate entre todos. Tenemos que buscar puntos de consenso para salvar la actividad y resguardar a los usuarios porque estamos trabajando sobre la base del endeudamiento. Esa es la realidad”, manifestó.

González insistió con que levantarán la medida de fuerza si aparecen los fondos necesarios, pero advirtió que, de no haber un debate entre las cuatro partes, los inconvenientes resurgirán en marzo. “Sería es un parche y el mes que viene tendríamos el mismo problema; no entiendo por qué no se da la reunión”, agregó el titular de UTA. Además, sugirió que en Tucumán se podría implementar un sistema similar al que tiene Salta, donde, según González, la Provincia arrienda los colectivos y paga a los dueños de las unidades por kilómetro recorrido.



Fuente: https://www.lagaceta.com.ar/nota/797780/actualidad/segundo-paro-deja-tucumanos-pie.html