Impresion de prueba

El hijo del ex secretario de Alperovich encabeza la nueva lista de sospechosos del asesinato de Paulina Lebbos

Jueves, 14 de Marzo de 2019 07:42

COMPLICADO. Sergio Kaleñuk entra al juicio por el caso Lebbos como testigo. Terminó acusado del crimen de la joven en un nuevo proceso que incluye a otras tres personas en esa condición.



El homicidio de Paulina Lebbos, ocurrido en 2006, quedó impune tras la absolución de Roberto Luis Gómez, el único acusado de ese delito durante el histórico juicio oral que duró un año. El miércoles, los jueces de la Sala III, Carlos Caramuti (presidente), Dante Ibáñez y Rafael Macoritto, dieron a conocer los fundamentos del fallo, que liberó de culpa y cargo al electricista de San Andrés por el secuestro y el asesinato de la joven tucumana, pero condenó a los ex jefes de la Policía a entre cinco y seis años de prisión e inhabilitación para ejercer cargos públicos por varios años.

El Tribunal, sin embargo, remitió al fiscal Diego López Ávila el inicio de investigaciones respecto de cuatro hombres, para determinar si tuvieron alguna participación en el crimen, o si lo perpetraron. El planteo alcanza a Sergio Kaleñuk (hijo de Alberto Kaleñuk, ex secretario privado de José Alperovich); a César Soto (ex pareja de la víctima); a Ernesto Atim (era empleado de una agencia de telefonía móvil); y a Esteban Gómez (hermano de Roberto).

Estas medidas abren nuevas líneas de investigación para revertir el hecho de que “el o los homicidas de Paulina sigan libres”, como machaca Alberto Lebbos, padre de la estudiante universitaria, mientras el tiempo y la prescripción condicionan varios casos.

Llamados y chips


En los fundamentos de la sentencia, los magistrados de la Sala III sumaron a Atim y Gómez a la lista de sospechosos de haber cometido o participado en el crimen. Ambos aparecieron en la resolución aclaratoria de más de 1.500 páginas, no así en el fallo del 25 de febrero.

Paulina desapareció el 26 de febrero de 2006, tras salir de un boliche de la zona de El Abasto, en la capital. Su cuerpo fue hallado el 11 de marzo a la vera de la ruta 341, en Tapia. Según la autopsia, la causa de muerte fue “asfixia mecánica por estrangulamiento manual”.

De acuerdo con las explicaciones de los jueces, se ordenaron las actuaciones para poder determinar si existía algún círculo entre los Gómez y Atim, quien podía acceder a líneas de teléfonos móviles. Una de las hipótesis es que el empleado de la telefónica haya vendido un chip terminado en “5945” a Roberto, a su hermano Esteban o a algún pariente de ellos.

A partir de la última llamada registrada desde la línea de celular de Paulina, vinculada al IMEI (o identificación del celular) terminado en “695”, se insertó el número finalizado en “5945”, que fue utilizado aparentemente por Esteban Gómez una hora después (a las 11.41). Una hora más tarde, a las 12.42, se habría insertado el número terminado en “657”, reconocido por el acusado Roberto Gómez.

Los jueces plantean que esa hora de diferencia es muy poco margen de tiempo como para pretender que los portadores de los chips terminados en “5945” y “657” no hayan tenido vínculo alguno con quien obtuvo el teléfono de Paulina, o con el o los autores del asesinato, o inclusive con la propia Paulina. Por ello, hay sospechas de que Atim o Maximiliano Gallardo (también figura entre las personas que habría insertado un chip en el celular y será investigado por encubrimiento) hayan usado el teléfono hasta antes del mediodía.

Sergio Kaleñuk será investigado por posible autoría o participación en el homicidio de Paulina, ya que, entre la noche del 25 y la madrugada del 26 de febrero de 2006, mantuvo numerosas comunicaciones telefónicas: el domingo, una de las líneas asignadas a Kaleñuk registró 172 contactos. Las llamadas aumentaron a partir de las 6 con funcionarios del gobierno de José Alperovich, como el subjefe de Policía, Nicolás Barrera; el ex secretario de Seguridad, Eduardo Oscar Di Lella, y la Subjefatura policial.

Durante el proceso oral surgió que ninguno de los relatos de quienes habrían visto o estado con Kaleñuk el 26 por la mañana en Central Córdoba, vendiendo entradas para un partido de San Martín, fueron coincidentes entre sí. “Ninguno pudo aseverar, sin lugar a dudas, haber estado con Sergio Kaleñuk, así como haber permanecido con él durante la mañana del 26 de febrero en Central Córdoba, tal como refirió él”, explican los fundamentos.

Ascenso complicado


El actual subsecretario de Seguridad de la Provincia, José Ardiles, será investigado por encubrimiento, abuso de autoridad e incumplimiento de funcionario público ante su aparente participación en la resolución que permitió el “ilegitimo” ascenso del ex comisario de Raco Enrique García, condenado por la falsificación de actas.



Fuente: https://www.lagaceta.com.ar/nota/800479/actualidad/surgieron-otros-dos-sospechosos-asesinato-paulina-lebbos.html