La AFIP remató 169 mil bolsas de azúcar de La Trinidad por $ 70 millones

Viernes, 12 de Abril de 2019 17:49





La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) remató en San Miguel de Tucumán 169.780 bolsas de azúcar por un valor de $ 70.000.000, a través de un proceso de ejecución fiscal por deudas impositivas que mantenía con la empresa Los Chaguares, que administraba el ingenio La Trinidad.
 
Se trata de un hecho inédito en la provincia, mediante el cual se logró el cobro de impuestos adeudados en concepto de IVA.
 
Cabe destacar que en diciembre de 2018, luego de un pedido de la AFIP, el Juzgado Federal N°1 a cargo del doctor Daniel Bejas, Secretaría Fiscal a cargo de la doctora Graciela Losada de Martinez, había autorizado el embargo de azúcares que se encontraban inmovilizados debido a una causa penal.
 
Posteriormente, en febrero del corriente año el fisco pidió la subasta pública de los bienes embargados.

En agosto último, la AFIP allanó cinco domicilios vinculados con el grupo que explota el ingenio La Trinidad, en el sur de Tucumán, por los presuntos delitos de evasión agravada, retención indebida de los recursos de la seguridad social y asociación ilícita.

La maniobra generó una evasión aproximada de $ 200 millones, entre la deuda de gestión judicial y el presunto débito fiscal por la falta de presentación de Declaraciones Juradas de IVA en el último año, más las irregularidades en aportes de Seguridad Social e impuesto a las Ganancias.

Los allanamientos fueron dispuestos por el Juzgado Federal N° 2 de Tucumán a cargo de Fernando Poviña, y tuvieron lugar en diversos domicilios: la sede del ingenio azucarero, en Villa La Trinidad, las oficinas de la firma ubicadas en el microcentro tucumano y el domicilio de uno de los titulares de la empresa.

La causa, iniciada por una denuncia de la AFIP, determinó que los empresarios tucumanos sindicados en la denuncia y presuntos responsables de la maniobra, ordenaban transportar grandes cantidades de azúcar en horarios nocturnos a depósitos clandestinos ubicados en San Miguel de Tucumán, con el fin de ocultar su venta y, por ende, evadir el pago de los tributos correspondientes.

Durante los allanamientos se secuestró gran cantidad de documentación que permitiría comprobar las maniobras denunciadas y determinar efectivamente el total del perjuicio fiscal alcanzado.

La AFIP informó que el ingenio fue arrendado sucesivamente por distintas sociedades conformadas siempre por los mismos actores y que han defraudado al fisco a lo largo de los años.