Deuda eterna: el sueño de los créditos UVA de Macri ahora se convirtió en una terrible pesadilla para miles de familias

Sábado, 13 de Abril de 2019 09:07





No se fueron de vacaciones, no van al cine, no salen a comer a restaurantes, se terminaron los pedidos de delivery y los asados pasaron de semanales a quincenales. La reducción de gastos pasó a ser para ellos una tarea titánica que tiene sólo un objetivo: poder pagar todos los meses el crédito hipotecario UVA al que accedieron para tener la casa propia. Es el sueño que se volvió una pesadilla.

Ezequiel Carrascal tiene 35 años y va por la cuota 19 de un total de 184. El primer mes pagó $ 8.400, pero ahora ya le cuesta $ 12.700 y entonces le ofrecieron la opción de alargar el crédito y pagar un poco menos, pero el plan no lo sedujo para nada: “La cuota me la bajan mil pesos y me estiran todo durante cuatro años más. En dos meses la inflación me volvería a poner en la misma situación y no tiene sentido. Es estirar la agonía”, cuenta.

El hombre vive en Trenque Lauquen, provincia de Buenos Aires, con su mujer y dos hijos, uno de 6 y otro de un año. Siempre anheló tener el techo propio, después de años de alquilar: “Cuando surgieron estos créditos UVA sentí que era el momento. Nunca pensé que ahora estaría metido en una situación desesperante”, dice y relata que no pudo irse de vacaciones con su familia, que tiene que trabajar el doble y que además agarra changas que surgen para poder llegar así a pagar la cuota.

A Silvia Sosa se le hace un nudo en la garganta cuando repasa que hace varios meses que no puede comprarle ropa a su hija de diez años, que las tarjetas de crédito acumulan deudas, que la única salida es ir a tomar mate al parque porque no alcanza para otra cosa: “Cuando arranqué en abril del 2018 me prometieron que la cuota no superaría los 17 mil pesos, pero hoy estoy pagando 23 mil. Quise saber cuánto era que me descontaban si pedía estirar el crédito algunos años más, pero no era negocio”.

La vida de Silvia, abogada de La Plata, dio un giro desde hace seis meses cuando se dio cuenta que ya con su sueldo no alcanzaba a pagar el crédito: “Me empecé a desesperar y armé estrategias. El auto lo puse en venta, la persona que cuidaba a mi hija cuando me iba a trabajar ya no viene y cocino sólo los sábados para toda la semana, por ejemplo compro dos pollos y los preparo al mismo tiempo, así enciendo el horno una sola vez”.

Sabe lo que significa ese esfuerzo Diego Gonzalez (51), santafesino, que vendió su casa y con eso sacó el crédito UVA a 30 años, de las que sólo lleva un año y medio. Arrancó abonando $ 4.500 y el último mes alcanzó los $ 9.100 “¿Si me convenía extenderlo? Ni loco, me ofrecían pagar siete años más y reducirme la cuota 900 pesos. No conozco una persona que lo haya aceptado”.

Diego es monotributista, viajante de indumentaria. Vive con su mujer y su hijo de 22 años: “Me da vergüenza contar que tengo deudas, sufro mucho por todo esto. Tienen que entender que el sistema no funcionó, que no pudieron. Pedimos que nos escuchen que entiendan que así no podemos más”, implora.


Fuente: https://www.clarin.com/sociedad/temor-deuda-eterna-principal-motivo-quieren-extender-creditos-uva_0_zS6XS3WPR.html