Se descompensó, murió y creen que fue porque se tragó la droga que vendía

Sábado, 27 de Abril de 2019 09:15

SECCIONAL 13. A sólo tres cuadras vivía y operaba la distribuidora de drogas que se descompensó y murió durante un allanamiento en su casa.



Todo comenzó muy temprano. Los 22 allanamientos que desarrolló la Dirección General de Drogas Peligrosas en cinco ciudades de la provincia sirvieron, según los investigadores, para desbaratar una organización de microtráfico de drogas que proveía a unos 60 quioscos de venta de estupefacientes, especialmente cocaína. Pero el operativo tuvo un desenlace trágico: una de las acusadas murió el jueves a la tarde porque se descompuso durante uno de los procedimientos.

Los familiares aseguran que intentó quitarse la vida tomando medicamentos
, pero los pesquisas creen que podría haber tragado las dosis de sustancias ilegales que tenía para comercializar, con el único propósito de que no quedaran pruebas en su contra.

La investigación comenzó hace varios meses. Los pesquisas estaban tras los pasos de dos organizaciones que tenían sus propios puntos de venta y que además proveían de droga a quioscos del interior y de la capital. El jueves a la madrugada, unos 350 policías concretaron cinco medidas en la capital; 12 en Monteros; tres en Yerba Buena; una en Concepción; y otra en Alberdi.

Después de horas de requisas, se informó que lograron secuestrar 100 gramos de cocaína y de marihuana; $ 584.000 en efectivo; tres armas de fuego; 87 celulares, cinco balanzas de precisión y otros elementos para el fraccionamiento de las dosis. Quedaron demoradas 17 personas.

La situación más tensa se vivió en Villa Alem. A tres cuadras de la Seccional 13ª, los policías se presentaron en el domicilio de una tal “Coco”. Según la investigación, la mujer era una de las proveedoras. En su casa encontraron más de $ 200.000 en efectivo, elementos de corte y una balanza.

Cuando se realizaba la requisa, la acusada avisó a los custodios que se sentía mal. Fue trasladada de urgencia al hospital Padilla, donde falleció a las 18.

Otra vez la misma casa

Casi al mismo tiempo, las fuerzas federales se presentaron en el mismo domicilio del barrio 11 de Enero que, durante el sábado 13, había sido allanado por la Gendarmería Nacional. Allí, según consta en las actuaciones policiales, detuvieron a dos parientes del hombre que había sido detenido cuando le encontraron cinco kilos de marihuana, 200 gramos de cocaína y armas de fuego. Esta sería la otra organización dedicada a proveer a los quioscos del interior.

“Celebramos el accionar de la Justicia Federal. Pese al operativo que se desarrolló, la investigación continúa”, explicó el fiscal Pedro Gallo, que impulsó la medida ordenada por la Justicia ordinaria, cuando se enteró del resultado de este nuevo operativo.

Según la investigación, los sospechosos le habrían vendido entre 100 y 200 gramos de cocaína a los dueños de los puntos de venta del interior. Estos, de acuerdo con el expediente judicial, viajaban hasta la capital en ómnibus o en sus autos particulares para buscar la sustancia. Luego la estiraban hasta el doble de su peso para hacer más redituable su negocio.

Con esos datos, los uniformados realizaron los allanamientos en diferentes puestos del interior. En la capital quedaron detenidos tres sujetos; en Monteros, nueve; uno en Concepción y el restante en Alberdi. Justamente, este último, según confiaron fuentes judiciales, habría estado cumpliendo arresto domiciliario por una causa pendiente en los tribunales de Concepción. Los nombres no fueron suministrados por las autoridades.

Balance


“Los resultados son positivos. Se secuestraron armas, droga y dinero, con lo cual se confirma la existencia de microtráfico de drogas en todos los domicilios que se allanaron. Son indicios que necesitaba la Justicia para confirmar la hipótesis que habíamos planteado con la investigación”, destacó el comisario Manuel Castaño, uno de los referentes de los operativos.

Manuel Bernachi, jefe de Policía, destacó la importancia del operativo: “por la pesquisa estimamos que estas personas habrían abastecido a unos 60 quioscos de toda la provincia y haber cortado ese circuito de distribución es muy importante. Estimamos que sacamos de las calles unas 50.000 dosis de drogas”.

Por último, Carlos Driollet, secretario de Lucha contra el Narcotráfico, agregó: “estamos abocados a erradicar las drogas de los barrios. El de ayer fue un operativo importante, pero sabemos que debemos continuar con esta línea de trabajo”.


Fuente: https://www.lagaceta.com.ar/nota/804660/actualidad/tragico-fin-para-sospechosa-operativo-desarticulo-circuito-narcomenudeo.html