Denunció venta de drogas en la cárcel del sur y creen que lo drogaron para simular suicidio por ahorcamiento

Miércoles, 12 de Junio de 2019 06:47

JESÚS FARÍAS TENÍA 24 AÑOS. Cumplía una condena de 9 años por robo agravado y lesiones graves. Cumplió condena en Villa Urquiza y en el penal del sur.



Otra vez la muerte de un recluso que denunció la venta de drogas dentro de la cárcel movilizó a la Justicia. Las voces de los familiares del reo se unieron para denunciar graves irregularidades.

Otra vez personal de la Dirección de Institutos Penales quedó en el centro de las sospechas. En particular, los hombres del penal de Concepción, que hasta el momento no habían sido mencionados en las investigaciones por el tráfico de estupefacientes.

Ahora, ya son tres los presos que murieron en circunstancias poco claras, en menos de dos años, por hechos vinculados al tráfico de drogas en instituciones carcelarias.

Jesús Farías tenía 24 años. Cumplía una condena de nueve años por robo agravado y lesiones graves. Los últimos seis años de su vida los pasó en diferentes calabozos de Villa Urquiza y de la unidad del sur de la provincia. Él mismo había solicitado iniciar un tratamiento para acabar con su adicción a la droga, ya que le quedaba poco tiempo para poder salir en libertad y rehacer su vida con su mujer, según dicen sus familiares. Pero nada de eso ocurrió.

El jueves por la tarde fue encontrado sin vida en su celda. El informe oficial señaló que se habría ahorcado y que sufría de un cuadro de profunda depresión. Sus compañeros de encierro, por el momento, no aportaron datos acerca de cómo se quitó la vida.

Sus familiares, en cambio, desmintieron esa versión. “El miércoles a la mañana estuve con él. Era día de visita. Estaba bien, contento. Mientras tomábamos mates, insistía que quería salir para formar familia con el amor de toda su vida. La chica se alejó de él cuando quedó detenido, tuvo una hija con otro hombre, pero después se volvieron a unir. Estaba feliz. Y al otro día, por un allegado que lo vio entrar al hospital, nos enteramos de que algo malo había pasado. Nadie nos dijo nada”, explicó Paola Natalia Romay, madre del reo.

La mujer, llorando reconoció que la vida de su hijo se había transformado en un infierno por culpa de las drogas
. “Esa basura lo llevó a la cárcel. Pensábamos que con el encierro cambiaría, pero no fue así. En la prisión venden drogas sus compañeros y hasta los guardias. ¿Cómo podría curarse?”, dijo Romay. Suspiró por dos segundos y agregó: “él nos contó que tenía problemas porque se negaba a vender droga para los guardias; se sentía amenazado y con mucho miedo”.

La madre del reo fallecido contó que ella sabía que su hijo compraba droga y que, a veces, obligado por los guardias, también vendía. “Le decíamos que no hiciera eso, que debía tener una buena conducta, pero siempre nos contestaba lo mismo: ‘ustedes no saben lo que es estar aquí adentro. Podés tener muchos problemas y nadie te salva’”, relató.

Misteriosa sanción

Dos días antes de que apareciera muerto en su calabozo, Frías había recibido una buena noticia.
Al reo le habían aplicado una sanción por una pelea que habría protagonizada. Pero, en una audiencia que fue encabezada por la jueza de Ejecución de Sentencia Alicia Merched, quedó demostrado que en realidad había sido víctima de un ataque perpetrado por compañeros de encierro. En aquella oportunidad, según consta en el expediente, el joven había recibido al menos dos puntazos en distintas partes de su cuerpo.

“Fue todo muy extraño. Jesús nos había dicho que había recibido esa herida porque el compañero de celda lo había atacado. Sin embargo, con su muerte, el defensor oficial nos contó cómo había sido el incidente. Dijo que entre tres y cuatro reclusos lo tiraron, lo taparon con una colcha y después lo apuñalaron. Creemos que lo mandaron a matar porque estaba denunciando a los guardias”, explicó Romay.

La jueza Merched confirmó que Farías venía denunciando el negocio ilícito desde hace varios meses y que la última ocasión fue el 30 de mayo. “Por eso intervine en la sanción que le impusieron. Fue totalmente injusta y arbitraria, como normalmente sucede en muchos casos”, explicó.

En las investigaciones que se desarrollan por el tráfico de sustancias en las unidades carcelarias, varios testigos coincidieron en señalar que los guardias “inventan” sanciones disciplinarias cuando se niegan a vender las sustancias que ellos le entregan.

La pesquisa

El fiscal Edgardo Sánchez está al frente de la investigación de la muerte de Farías. El informe de la autopsia confirmaría la versión del suicidio, no así los resultados de las pericias toxicológicas. Los estudios revelaron que el fallecido habría tenido restos de psicofármacos (normal, si se tiene en cuenta que había sido medicado por sus problemas de adicción y depresión) y cocaína.

El investigador, según confirmaron fuentes judiciales, envió muestras para que sean analizadas en Salta. Con un informe cuantitativo, tratarán de establecer si al reo no lo drogaron para poder colgarlo, como se sospecha. Los resultados estarían listos dentro de un mes como mínimo.

“Lo único que queremos es que se sepa la verdad. Casos como el de mi hijo hay un montón. Muchos no dicen nada porque sufren las consecuencias. Ellos, los que manejan a los presos, pueden hacer cualquier cosa con los presos. Por eso las madres se callan. También tengo miedo, pero ya perdí un hijo y no me importa nada”, concluyó Romay.
 

Fuente: https://www.lagaceta.com.ar/nota/809140/actualidad/investigan-concepcion-muerte-reo-habia-denunciado-venta-drogas-carcel.html