Orgullo: Tucumán se consolida como el máximo exportador mundial de limón

Domingo, 23 de Junio de 2019 14:21





El limón es originario de Asia (Assam, región en el sureste de India, norte de Birmania y China), fue desconocido por griegos y romanos. Llega a España por la conquista árabe que lo llamaban laimún igual que los persas. Antes lo habían llevado al Medio Oriente y Africa alrededor del año 100 D.C. y al sur de Italia cerca del año 200 D.C. Hasta el siglo X fue ornamental.

Llega a América en el segundo viaje de Colon, en 1493 a Haití. A Tucumán en 1556 y como en muchos otros productos fue importante la multinacional jesuitaque conocía sus usos y propiedades y lo difundieron en toda América. Este fruto fue muy valioso para los marineros del siglo XVIII, lo utilizaban para combatir el escorbuto, enfermedad producida por la carencia de vitamina C que dañaba enormemente a las tripulaciones de la época, dichos marineros eran conocidos peyorativamente como Limey por la cantidad de limón que consumían.

Este fruto ácido y aromático se usa como condimento o saborizador y no tanto de consumo directo como los otros cítricos dulces como la naranjas o mandarinas, incluso los pomelos. Por lo que su consumo per cápita es menor e inelástico.

Si medimos la competitividad como el resultado de la presencia en los mercados en relación con la población, Argentina tiene dos cadenas con fuerte liderazgo, la de la soja mayormente pampeana y la del limón del NOA focalizada en un 80 % en Tucumán.

Mientras Argentina tiene el 0,6 % de la población mundial y genera solo el 0,4% de las exportaciones globales, en un informe de Fundación Mediterránea se sostiene que en el periodo 2010/2016 las exportaciones de limón fresco amarillo representan en las ventas mundiales el 8,6%, la de jugo de limón el 20,6% y en aceite de limón, la participación alcanza al 38,7% para el mismo período. Del total de las exportaciones argentinas las frutas frescas representan el 4% y de ellas el 33% es limón fresco, por unos 300 millones de dólares.

En la presente década, la producción mundial de limón creció un 6,9% pasando de 16,1 millones de toneladas en 2007 a 17,2 en 2017 la Argentina generó el 65% del limón del hemisferio sur, unos 1,3 millones de toneladas. Aproximadamente 1 millón de toneladas se destinan a la producción de aceite esencial, jugo concentrado y cáscara deshidratada, y las 300.000 toneladas restantes se exportan como fruta fresca.

La zona cítrica tucumana se ubica entre los 26° y los 28° de latitud sur, en una estrecha faja que corre de norte a sur en las estribaciones pedemontanas de las sierras de Medina y Aconquija. La altitud promedio oscila entre los 300 y los 500 metros sobre el nivel del mar.

Hay plantadas unas 50.000 hectáreas y generan 50.000 puestos de trabajo, la mitad de las genera la citricultura, unas 100.000, esta cadena emplea tanto trabajo como toda la cadena industrial automotriz que genera 98.000 puestos entre empleo directo en fabricación automotriz/camiones/remolques/ carrocerías y autopartes.

Argentina tiene el clúster limonero más grande del mundo, que industrializa el 77% de la cosecha y exporta en fresco el 18%. Es el primer procesador mundial de limón y principal exportador de jugo concentrado, pulpas, aceite esencial y cascara deshidratada.

La cáscara es utilizada para la extracción de pectina, un producto utilizado como espesante en la industria alimentaria y farmacéutica. El aceite es costoso ya que se necesitan entre 3 y 4 limones para obtener 1 gota de aceite. Este además de ser utilizado como aromatizante y saborizante por la industria de la alimentación, se emplea en la fabricación de cosméticos, perfumes y productos de limpieza.

El precio FOB promedio por kilo está en torno de los 35 dólares el kilo. El principal constituyente químico es el limoneno, más del 60% del total. La industria de bebidas sin alcohol es el principal consumidor para saborizar las bebidas gaseosas y jugos. El volumen mundial comercializado de aceite esencial de limón promedia las 14.000 toneladas de las cuales el 40% es argentino.

Esta cadena tiene un riesgo sanitario, la enfermedad del dragón amarillo, el HLB (Huanglongbing), que ha hecho desaparecer muchas zonas de producción en el mundo como La Florida, países africanos y Brasil, lamentablemente ya está detectada en Misiones y habrá que tener mucho cuidado. También este año por lluvias y paros se acortó la ventana de cosecha y las plantas industriales no dan abasto a procesar la fruta, se estima una pérdida de 150.000 toneladas.

La Estación Experimental Obispo Colombres fue y es relevante en la inserción de Tucumán en los mercados mundiales tanto en aspectos productivos tecnológicos desde la obtención de materiales libres de virus, las pruebas de variedades hasta una planta industrial de la cual salieron las primeras exportaciones de fruta fresca. En el proceso bioeconómico que agrega valor a la biomasa, es decir conocimiento, esta institución de gestión pública-privada es un ejemplo, a seguir en otras regiones del país.

Está tan incorporado culturalmente en Tucumán que, si vas a comer una empanada de carne, se muerde una punta y se exprime un gajo limón y ¡Salud!

Nota de Redacción: en este artículo se utilizó información brindada por Daniela Rosana Pérez experta de la Estación Experimental Obispo Colombres.



Fuente: https://www.clarin.com/rural/argentina-cluster-limonero-grande-mundo_0_HmlVfSU_C.html