La nueva vida de Reinaldo Wabeke, el viudo de Adelfa

Lunes, 18 de Noviembre de 2019 11:38

Reinaldo Wabeke y Adelfa Volpes se casaron el 28 de septiembre de 2007.



"Querido, ¿qué te parece si concretamos?", le preguntó Adelfa Volpes. Corría el año 2007: ella tenía 82; él 24. El 28 de septiembre, las imágenes de su boda dieron la vuelta mundo. Un mes después, el joven que agitaba la libreta de casamiento, lloraba en el cementerio. Reinaldo Wabeke había quedado viudo.

Para Wabeke, la muerte de Adelfa fue sorpresiva. "Nunca la entendí. Ella estaba lo más bien y, de un día para el otro, falleció de un paro cardiorrespiratorio", dice. Lo que siguió después "fue el mismísimo infierno". "Me acusaron de ’mata vieja’ y comenzó todo un tira y afloje por el tema de la herencia. Estuve con ataques de pánico, medicado y tuve dos intentos de suicidio", recuerda.

Cuando habla de Adelfa, por momentos, a Wabeke se le quiebra la voz. "La recuerdo siempre. Fue una persona muy buena en mi vida. Mezcla de madre, hermana y abuela. Todo junto. Gracias a ella, hoy soy alguien", asegura mientras se ceba unos mates.




Según Wabeke, Adelfa lo vio crecer. "Era amiga de mi mamá. Mi madre era bruja, hacía magia negra y Adelfa fue a pedirle unos ’trabajitos’ a su consultorio. A los 15 me fui a vivir con ella. Después nos casamos", cuenta. Por eso, cuando la mujer de 82 años murió, Wabeke perdió el norte. "Sentí un vacío muy grande. No sabía qué hacer", dice.

Para salir adelante, explica que probó muchas cosas. "Primero fui a una secta umbanda, pero me di cuenta de que querían sacarme todo. ¡Eran unos chantas! Al final llegué a una iglesia evangélica. Gracias a ellos salí de la depresión profunda en la que estaba sumido", cuenta.

Reinaldo Wabeke dice que salió adelante gracias a una iglesia evangélica (Foto / Gentileza de RW).
Reinaldo Wabeke dice que salió adelante gracias a una iglesia evangélica.


"¿Por qué me casé con Adelfa? Porque ella quería dejarme todo. ’Si a vos te pasa algo, querido. ¿Quién te va a cuidar?’, me decía. Nunca tuvimos relaciones sexuales. Éramos buenos compañeros: yo le ponía los ruleros, la peinaba, la ayudaba a bañarse... Igual no era todo color rosa entre nosotros. Ella me tenía cortito. No le gustaba que saliera a bailar, tampoco sabía que yo era gay. Muchas veces me escapaba por la ventana y volvía temprano para hacerle el desayuno", recuerda Reinaldo.

Las cenizas de Adelfa las llevó al Gran Hotel Conde Duque de Madrid. "Lo hice porque me lo pidió. ’Si algún día me voy de esta vida, llevame a ese lugar donde fui muy feliz’, me dijo. Viajé los dos primeros años después de su muerte. Ahora ya no me alcanza para costear un pasaje hasta allá", explica.

Reinaldo y Emmanuel, su pareja desde hace siete años (Foto / Gentileza de RW).
Reinaldo y Emmanuel, su pareja desde hace siete años.


¿Cómo es su vida hoy? Se radicó en un pueblo cerca de Santa Fe, con sus cuatro perros, su gato y Emmanuel, su pareja desde hace siete años. "Me mantengo con la pensión de Adelfa", asegura sobre la suma de dinero que cobra mensualmente y que ronda los 40 mil pesos.

Además, la mujer le dejó una casa ubicada en la calle 9 de Julio y Crespo que, según Reinaldo, le usurparon. "Me fui de vacaciones y cuando volví estaba ocupada. Pasé años peleando para que me la devuelvan, puse abogados, todo. Al final me terminé yendo. Me ganaron por cansancio", explicó.

En agosto de 2010, antes de conocer a su actual pareja, Reinaldo se casó con Cristian Moreira, actual precandidato de la Nueva Izquierda al Senado Santafesino por el departamento La Capital. La relación duró un mes. "Me separé porque no era lo que esperaba. Estaba con otro y me enteré. Fue una desilusión bárbara", recuerda.

Alejado de los medios, hoy planea escribir su biografía. "Sería un furor", asegura. También sueña con participar del Showmatch (eltrece). "No lo haría por la plata sino para que la gente me conozca cómo soy. Si quedo, me gustaría bailar con una mujer más grande para revivir lo que sentí con Adelfa", cierra.


Fuente: https://tn.com.ar/show/basicas/la-nueva-vida-de-reinaldo-wabeke-el-viudo-de-adelfa_1011022