La policía evitó que familiares del niño baleado incendiaran con BOMBAS MOLOTOV la casa del sospechoso

Lunes, 09 de Diciembre de 2019 21:16

Graves incidentes en Américo Vespucio al 2500: familiares y amigos del pequeño de 1 año y once meses que recibió un balazo en la cabeza.



En medio de un tiroteo que protagonizaron cuatro hombres en la tarde del sábado, un menor de dos años resultó herido en el cuello. Este lunes por la mañana, familiares de la víctima intentaron prender fuego la casa de uno de los sospechosos, por lo que personal policial tuvo que intervenir para controlar la situación.

Este lunes por la mañana, familiares y vecinos del lugar se presentaron para realizar una manifestación en la calle Américo Vespucio al 2500, en la vivienda de un hombre apodado “Tuna”, que sería uno de los que autores del tiroteo y que ya fue aprehendido.

Mientras el niño herido permanece internado en el Hospital de Niños, un grupo de personas quemó cubiertas y cortó el paso de vehículos en esa calle exigiendo justicia por lo ocurrido.
“En medio de la protesta, los ánimos comenzaron a caldearse y empezaron a tirar piedras contra el personal policial y contra la fachada de la vivienda del sospechoso. Algunas de las personas presentes incluso arrojaron bombas molotov y cubiertas encendidas hacia las paredes de la casa”, detalló el Comisario Cristian Herrera, jefe de la Comisaría Seccional 13°.

Ante esta situación, se desató un enfrentamiento entre las personas del lugar y el personal de la Comisaría, que quería evitar que los disturbios continúen. Colaboraron efectivos de la Comisaría Seccional 8°, Infantería, Bomberos, GEAM y del 911, que se presentaron en el lugar para evitar que la tensión pase a mayores y pudieron controlar la situación.

El abuelo del menor herido, de 48 años, fue trasladado a la comisaría en calidad de demorado y finalmente la Fiscalía Criminal de la I° Nominación dispuso que no se adopten medidas privativas de libertad en su contra pero que se soliciten sus fichas dactilares y de antecedentes.

Alrededor de las 19.30 del sábado, un hombre de 48 años se encontraba en la vereda de su casa, en avenida Américo Vespucio 2.515 de la Capital, jugando con su nieto de dos años de edad. En ese momento, dijo, vio pasar a “Tuna” y “Choro”, vecinos de la zona, que eran perseguidos por otros dos hombres. Según su relato, uno de ellos comenzó a disparar por lo que “Tuna” y “Choro” sacaron sus armas y respondieron también con disparos.

El niño quedó en medio del tiroteo y recibió el impacto de uno de los proyectiles en la nuca. El abuelo del menor pidió ayuda a un vecino y llevaron al niño en su vehículo particular al Hospital del Niño Jesús. Luego lo derivaron al Hospital Padilla, donde se le practicaron estudios. Nuevamente, fue trasladado al Hospital del Niño Jesús, donde fue operado y quedó internado en estado reservado.

En el Hospital Padilla, el abuelo del menor había reconocido a “Tuna”, que se encontraba con una herida de arma de fuego en el tobillo derecho, como uno de los partícipes de la balacera. Rápidamente, el personal de Guardia Policial aprehendió al sospechoso y dio intervención a la Fiscalía Criminal de turno.

Los efectivos de la Comisaría 13° ya tienen identificados a los otros autores del tiroteo como “Choro”, “Huevo” y “Bebe”, por lo que avanzaron en el pedido de medidas judiciales para dar con los sospechosos. (Secretaría de Comunicación Pública de Tucumán)

Leé también: En medio de tiroteo entre delincuentes un bebé recibió un tiro en el cuello y está internado