Fue a curarse de una cirugía en el Sanatorio del Norte y terminó en la comisaría denunciando a un médico

Sábado, 28 de Marzo de 2020 19:08

Imágenes Facebook



Alejandra Mariscal publicó este viernes en Facebook:

En el día de hoy viernes sufrí una situación de extrema angustia y maltrato por parte de quien se supone debe tener a su cargo el cuidado de los pacientes que llegan a sus manos.

Hace 10 días fui sometida a una cirugía como consecuencia de un accidente que sufrí en mi domicilio.

En aquel entonces, el doctor Rotella programa la intervencion lo mas rápido posible pero, como es de público conocimiento, el doctor fallece tres días antes teniendo que proceder a realizar la misma el doctor Urpi.

Siguiendo sus expresas instrucciones, en el día de hoy fui a que me hicieran las curaciones y me retiraran los puntos en el Sanatorio del Norte, tarea que estaria a cargo del médico de guardia dado que el doctor por un inconveniente personal no podía concurrir, pero controlaría todo por videollamada.

Conforme a la situación sanitaria que se vive, concurrí al citado nosocomio cumpliendo con todas las medidas de seguridad y portando la autorización que se me otorgó.

En la clínica me atendieron muy bien, indicándome que pasara a esperar en el consultorio número 8 para ser atendida.

Para mi asombro, se acercó un médico, quien se identificó con el Dr. Agustín Muñoz, y de pésimo modo y con absoluto destrato me cuestionó por estar allí, en una guardia, recalcando que lo mío no era una urgencia y que proceda a retirarme, desconociendo por completo las razones que invoqué, y que cumplía al pie de la letra las indicaciones que en la misma clínica me estaban dando.

Negándose en lo absoluto a escucharme, y en uso de una agresividad verbal innecesaria, me decía que me retire, mientras su colega desde el consultorio 8 me llamaba para ser atendida.

No conforme con su maltrato, se dirigió a él y del mismo modo le impidió que me reciba, le prohibió que me haga pasar, ante lo cual el médico solo pudo objetar que lamentablemente el jefe de guardia era el doctor Muñoz y que no podría desobedecer sus ordenes.

Ante tamaño maltrato y presa de una crisis de angustia rompí en llanto, cuando ESTE profesional de la salud, sin ninguna medida de protección, se acerco a 20 cm de mi rostro a los gritos a decirme que me vaya, ante la mirada atónita de los allí presentes.

Al reclamarle que estaba violando las medidas de seguridad, y que yo solo quería que por favor avisaran por telefono a mi médico para explicarle lo que estaba pasando, Muñoz llamó al 911 y a la guardia del nosocomio para que me retiraran cual delincuente, mientras el seguía como si nada charlando con otros colegas, mientras la gente hacía cola en el rayo del sol esperando ser atendidos.

Finalmente, casi a escondidas, una enfermera y otro médico procedieron a hacerme las curaciones con la videollamada al DR. URPI como estaba pactado, mientras esta persona gritaba e invadía la sala ordenando que no se me atienda.

Al salir de la curación, afuera me esperaban 5 agentes de policía del 911, quienes amablemente me preguntaron que ocurría porque el Dr. Muñoz dijo que yo representaba una amenaza a su persona, que intenté agredirlo y que era una persona violenta. Tengo 51 años, mido 1.55 y un brazo operado e inmovilizado... qué amenaza puedo ser? Me retiré por mis propios medios, víctima de una crisis de nervios, sumamente angustiada sin poder explicarle a mi esposo que esperaba afuera en el auto todo lo que estaba ocurriendo.

Al salir del nosocomio, me dirigí a la Comisaria Primera a asentar la denuncia, tal cual me sugirió la misma guardia del lugar.

Esto no puede suceder, no puede volver a ocurrir, esta persona no puede estar a cargo de una guardia carente de toda empatía y trato humanitario, sin portar medidas de seguridad ante la situación sanitaria. Tengo a mi cuidado a mi madre de 82 años y no puedo exponer a mi familia asistiendo a un sanatorio donde quien se supone que tiene que asistirte te maltrata, te falta el respeto y te expone al contagio.

Quiero recalcar que el resto del personal del sanatorio se portó de un modo muy amable, incluso el personal de seguridad, pero exijo una explicación por lo ocurrido a los responsables y directivos del nosocomio porque todavia me restan otras curaciones y es absolutamente intolerable e injustificable que esta persona en ejercicio de sus funciones haga semejante abuso de autoridad y maltrato para con los pacientes, colegas y personal en general.

No hay ningun derecho a que tenga que vivir una situacion de extrema angustia ante un profesional que se comporta de esa manera.

Apelo a la solidaridad de todos rogándoles no concurran a la guardia del Sanatorio del Norte para quedar a merced de este sujeto.

Yo me pregunto... ¿es esta una de las personas merecedora de los aplausos de cada noche? ¿Es esta una de las personas a quiénes llamamos héroes?

¿Es esta una persona digna de ocupar el lugar que ocupa? Nadie concurre a una guardia médica porque esté aburrido, nadie quisiera tener que hacerlo, pero si la necesidad nos obliga no hay ningún derecho a tener que ser maltratados, humillados, denigrados y expuestos a contagiarnos de otra enfermedad por la negligencia y el abuso de autoridad de quien se dice un profesional de la salud.

Alejandra Mariscal


LEER TAMBIEN: Médico del Sanatorio del Norte acusado en Facebook por una paciente dio una versión muy distinta sobre lo ocurrido





Fuente: https://www.facebook.com/locadeamo