Quiso entrar a su casa en un country y no la dejaron por ser médica: la seguridad la amenazó

Jueves, 09 de Abril de 2020 07:37

Al ser denunciada por los vecinos, la seguridad del barro privado le negó el ingreso. Hasta la amenazaron varias veces.



Regresó desde Entre Ríos para trabajar en un hospital de campaña bonaerense y dar una mano desde su rol de médica en la lucha contra el coronavirus en la Argentina.

Pero al llegar a su casa de Nordelta, en el partido bonaerense de Tigre, tras una guardia de 24 horas, la denunciaron sus vecinos, la seguridad del barrio el Golf no la dejó ingresar e incluso la Policía le advirtió: “Trabajás en un hospital, no podés vivir acá”.

La víctima de este caso, quien prefirió mantener su anonimato, contó que todo ocurrió este martes.

Debido a su contacto con pacientes con Covid-19, se fue de la casa de sus padres para vivir temporalmente en una que tiene la familia en Nordelta, la cual estaba deshabitada.

Tras ingresar a la propiedad, le tocaron la puerta los de seguridad para averiguar por qué alguien se había instalado allí en plena cuarentena obligatoria.

Ella explico la situación, mostró su permiso de libre circulación y se puso a disposición por si alguna autoridad de Nordelta quería comunicarse.

Sin embargo, al volver del supermercado, le habían suspendido el TAG (sticker de ingreso), sin previo aviso para que no pudiera ingresar a su casa.


Desde un principio, la postura de la seguridad estaba lejos de intentar solucionar el problema, por lo que la médica le pidió a sus papás que hablen con la Asociación de Vecinos de Nordelta para buscar una salida al conflicto, pero no hubo respuesta.

“Me quedo acá hasta que me dejen pasar”, advirtió la mujer, por lo que decidieron llamar a la policía que, en lugar de llevar luz al tema, sumó confusión.

“Vos trabajás en un hospital, no podés vivir acá”, le dijo un efectivo de la bonaerense a la médica.

A su vez, el responsable de seguridad del barrio el Golf le insistía con que “los vecinos te van a querer sacar a patadas”.

“No hay posibilidad de contagios, porque la gente està aislada y nosotros tomamos todas las precauciones”, explicó la mujer, quien agregó que el efectivo policial no le quiso dar su nombre.

Finalmente y tras casi cinco horas de negociaciones, el abogado que contactó la médica permitió que la dejaran pasar, aunque el pase definitivo aún no está habilitado.

Lo más grave de la situación fue que, minutos antes de pasar la barrera, uno de los hombres de seguridad la amenazó diciéndole que si divulgaba la foto donde él aparecía, ella iba a conocer las consecuencias.

Ahora, la víctima de esta situación analiza -en caso de que no la dejen ingresar nuevamente- efectuar una denuncia por “discriminación”.

Y concluyó: “Es una vergüenza lo que pasó”./Vía País