Brutal asesinato de un agricultor en La Ramada de Abajo: reconoció a uno de los asaltantes y le pegaron un tiro

Sábado, 27 de Junio de 2020 08:55

El auto de los asaltantes volcó a pocos kilómetros de la finca de Porcel. /Fotos Ministerio Público Fiscal



Un agricultor del Este tucumano fue asesinado este viernes por tres sujetos que lo asaltaron en su finca.

José Porcel, de 77 años, se encontraba en su casa de La Arisca, La Ramada de Abajo, esta tarde cerca de las 18.30 horas, cuando llegaron cuatro personas fuertemente armadas, que se movilizaban en un auto Volkswagen Gol Trend color blanco y una moto Browser 150 cc, color roja.

Los delincuentes mataron de un disparo a Porcel, y dejaron atado con alambres a un empleado de la familia, en un galpón de la parte trasera del domicilio, según la información policial.

“Los malvivientes ingresaron por el fondo de la propiedad y se encontraron con un amigo de la familia en el galpón que poseen, lo redujeron y maniataron con alambres. Al dirigirse a la casa, encontraron a Porcel en la galería de afuera junto a su esposa. La mujer ingresó corriendo a la casa, mientras que el hombre se trenzó en un forcejeo con uno de los atacantes, que terminó hiriéndolo mortalmente en el pecho”, informó el Jefe de la Unidad Regional Este José Carlos Valdez.

Luego, cuando se daban a la fuga, el auto volcó y dos delincuentes quedaron heridos y fueron capturados.

Uno de los ocupantes del vehículo fue trasladado a un CAPS de la zona, mientras que el otro fue derivado al hospital Centro de Salud.

“¡Vos viniste a buscar chanchos el otro día!”, le habría gritado Porcel al grupo de asaltantes que habían ingresado a su finca de La Ramada de Abajo. La respuesta no tardó. Uno de los delincuentes reaccionó disparándole en el pecho. El productor rural, de 77 años, murió en el acto.

Los ladrones huyeron, en principio sin llevarse nada. Tomaron un camino de ripio y a toda velocidad intentaron escapar. A unos cuatro kilómetros de la escena del crimen, el conductor perdió el control del vehículo y volcaron. Según fuentes policiales, los vecinos, sin saber lo que había ocurrido, llamaron a una ambulancia.

El personal de la sanidad cargó a uno de los heridos y se lo llevó al Centro de Salud. El otro sospechoso se quedó cuidando el vehículo, fingiendo ser un comerciante que se había trasladado hasta el lugar.

Los investigadores sospechan que los asaltantes abandonaron a sus compañeros y siguieron viaje hacia algún sector del Gran San Miguel de Tucumán, donde estarían ocultos.

Los dos detenidos tienen antecedentes penales y varias veces fueron acusados de integrar bandas que se dedicaban a asaltar a personas que manejaban importantes sumas de dinero.

Oriundos de Villa 9 de Julio y de Las Talitas, los delincuentes, según consignaron fuentes policiales, se caracterizaban por hacer tareas de seguimiento e inteligencia de sus futuras víctimas para asegurarse el éxito de los atracos que protagonizarían.

La noticia del crimen del productor generó un profundo malestar entre los ruralistas de la provincia. “Pepe, como se lo conocía, era un hombre que siempre se dedicó al campo y lo único que hacía era producir”, explicó uno de los dirigentes de Apronor.