VIOLENCIA SEXUAL en la Honorable Legislatura: pacto mafioso para darle protección al CHIROLITA del peronismo

Martes, 04 de Agosto de 2020 21:05

El muñeco Chirolita y el legislador Bussi



Acusado de violar a una joven en la Honorable Legislatura, de malversar fondos públicos en oscuras transacciones con policías en el Banco Macro y de propagar el coronavirus en la misma Cámara legislativa, Ricardo Bussi por el momento logra resistirse a cualquier investigación, gracias a la protección de la mafia peronista a la que sirve desde hace 25 años.

A cambio de jugosas compensaciones, desde hace décadas "Chirolita" viene trabajando como un títere del peronismo, declamando consignas, lanzando balas de fogueo y disfrazándose de falso opositor para dividir electoralmente a los rivales del PJ tucumano.

Sus vínculos íntimos con los peronistas se fueron robusteciendo durante dos décadas. Recientemente, un ex funcionario de José Alperovich reveló que varias veces había visto a Bussi saliendo con bolsos llenos de dinero de la Casa Gobierno. Por esa época, junto al mismo Alperovich, Bussi llegó al extremo de visitar a Néstor Kirchner en la Quinta de Olivos para "negociar" su voto a favor de la Ley de Medios en el Senado.

La lista de servicios prestados por Bussi al PJ es interminable. Y Ricardito, como su papá, es un cobrador infatigable.

Ahora, "Chirolita" se escuda en esos intercambios para solicitar la protección de sus jefes peronistas en la Legislatura y eludir las explicaciones en la justicia.

Mientras Alperovich, también denunciado por violencia sexual, pidió licencia y pronto será echado del Senado, Bussi se mantiene como si nada en la Honorable Legislatura. Sus pares permanecen mudos sobre la grave cuestión, en un evidente pacto de encubrimiento mafioso.

Bussi fue acusado de abuso sexual en contra de una joven que habría sido encerrada por él en su oficina parlamentaria y obligada a practicarle sexo oral en mayo último.

Además, los datos personales de la víctima habrían sido usados para abrir una cuenta bancaria donde se giraron abultadas sumas de dinero, sin que aún Bussi haya dado explicaciones en la justicia.

"Esperamos que se agilice el desafuero, que no haya más protección política en la Legislatura, para poder investigar", explicó el doctor Salvador Iovanne, abogado de la víctima, de 26 años y madre de dos hijitas.

La impunidad de Bussi hoy está en manos de sus amos del PJ.

"Bussi encabeza una Pyme financiada por los peronistas. Políticos como Bussi demuestran que no tienen vergüenza, ni les importan las instituciones de los tucumanos. Fuerza Republicana es una herramienta alquilada por el PJ para seguir tejiendo la red de impunidad y corrupción que instalaron en la provincia", sintetizó la senadora Silvia Elías.

“Los parlamentarios no pueden hacer oídos sordos a una denuncia tan grave. En el caso de Bussi no hay opiniones ni pronunciamiento alguno; es como si nada hubiese ocurrido”, dijo Victoria Disatnik, referente de la Multisectorial de Mujeres, que pide el desafuero del jefe de Fuerza Republicana.

Poco le importan a la Honorable Legislatura estas voces, que por ahora le sostiene el blindaje a "Chirolita". Los peronistas no quieren perder a su títere, aunque esté acusado de abusar a una mujer en las propias oficinas legislativas.