Adoptó a tierno "gatito" callejero y se llevó una sorpresa inesperada

Miércoles, 12 de Agosto de 2020 08:53

El animal fue hallado en medio de la calle.



Un campesino del municipio de Alvarado, Colombia, creyó que había adoptado un enternecedor "gatito" hasta que -después de unos días- descubrió que en realidad se trataba de un puma.

Todo comenzó cuando Elber Guzmán viajaba rumbo a su vivienda a bordo de una moto y, de pronto, encontró al animal en la calle.

Lo primero que se le cruzó por la cabeza fue llevárselo para ayudarlo y darle comida.

"Yo lo recogí en la vía, era igualito a un gato, y me dije: ’Pobre animalito, debe estar perdido en este sitio tan solitario, mejor lo llevo a mi casa’", relató Guzmán, al tiempo que contó que en esa zona abundan los animales abandonados.

Fue así cómo durante más de dos semanas el hombre cuidó al animal en su casa.

Pero al cabo de unos días, al campesino le comenzaron a llamar la atención ciertos comportamientos.

"Me puse a verlo con detenimiento y me dio desconfianza, pues tenía la cola larga y las orejas redondas. Además, su comportamiento, así como aspectos de la comida, no se asemejaban al de los gatos", comentó el hombre.

En su celular buscó información de los felinos y encontró una noticia con imágenes del rescate de un puma yaguarundí en el aeropuerto Perales de Ibagué.

Acto seguido, comparó las fotos con el animal que tenía en su hogar y observó que eran idénticos.


Rápidamente pidió ayuda a la Corporación Autónoma Regional del Tolima (Cortolima), la cual envió un veterinario a su finca y de esta forma, se pudo constatar que efectivamente no era un gato sino un puma yaguarundí.

El subdirector de Calidad Ambiental de Cortolima, Rodrigo Herrera, informó que se trataba de una cría de dos meses, sin heridas, pero con desnutrición debido a que fue alimentada varios días con leche.

"En edad juvenil, los yaguarundí suelen aventurarse frecuentemente a sitios alejados, por lo cual posiblemente la mamá debe estar en un lugar cercano", señaló Herrera..

Añadió que ahora el animal rescatado recibe tratamiento en el Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre de Ibagué para ser devuelto a su hábitat.

El campesino aseveró que, afortunadamente, su acción sirvió para ayudar al animal.

"Siempre creí que se trataba de un gato, jamás pensé que fuera un animal silvestre", confesó.

El yaguarundí es más grande que un gato y habita en las zonas boscosas.

Es una especie perteneciente a la familia Felidae.

El macho suele medir entre 62 y 83 cm y la hembra entre 43 y 66 cm.

Su peso corporal va de 3.5 a 6.5 kg.

Este animal se alimenta de mamíferos, aves, reptiles, anfibios y peces. /Crónica