La segunda y definitiva muerte de Guaymás: nadie quiere su cuerpo y será enterrado en una fosa común

Sábado, 24 de Octubre de 2020 07:06

Nadie reclamó el cuerpo del asesino de Abigail, por lo que su destino final será una fosa común. /Foto nuevodiarioweb.com.ar



Secuestró, violó y asesinó a una nena de 9 años, la enterró en un descampado cerca de donde vivía y pasó cuatro días escondido, desatando una cacería humana sin precedentes y provocando, con su último crimen y su vilolenta muerte, una conmoción nunca antes vista en Tucumán.

José Antonio Guaymás pasó gran parte de su vida sumido en el sopor de las drogas. Durante los últimos años estuvo siempre en conflicto con la Ley y fue un sujeto violento hasta el punto haber ejercido esa violencia sobre su propia madre, quien más de una vez tuvo que denunciarlo.

Cuando se supo que el había acabado con la corta vida de Abigail Riquel, la reacción de la gente fue tan extrema que un grupo de personas cruzó los límites de la legalidad asesinándolo a golpes, mientras una buena parte de la sociedad avalaba, muchos en forma explícita, ese final.

Ahora, el aborrecido protagonista de esta dolorosa historia, recibe una segunda condena. La del olvido. Desde que está en la morgue nadie reclamó su cuerpo. Las pericias que había que hacerle ya se completaron y su destino será, casi con seguridad, una fosa común.

Así, tal vez con los años alguna hermita recordará el lugar donde durmió por última vez una niña inocente. Pero nada quedará que pueda evocar siquiera el nombre y mucho menos el rostro de quien le arrebató la vida.