Asesinaron a balazos a un cura dentro de su propia iglesia

Jueves, 29 de Octubre de 2020 07:36

El cura Jorge Vaudagna habría sido asesinado en un aparente robo cuando ingresó a la iglesia.



La pequeña ciudad de Vicuña Mackenna, en el departamento cordobés de Río Cuarto, quedó conmocionada en las últimas horas por el crimen del cura párroco Jorge Vaudagna, de 59 años, durante un intento de robo en la parroquia. Este miércoles fueron detenidos los dos sospechosos del homicidio.

El primero en ser capturado fue un joven de 23 años, que ya fue imputado por el crimen del cura Vaudagna.

Luego,  detuvieron a su cómplice: un chico de 16 años que fue puesto a disposición de la Justicia Juvenil ya que es inimputable.

El cuerpo de Vaudagna fue encontrado  alrededor de las 21 en el garaje de la iglesia, ubicada en Estrada al 500, frente a la plaza Sarmiento, en pleno centro de la ciudad, ubicada a unos 100 kilómetros de Río Cuarto y donde viven unas 7.000 personas.

Según publicó Martín Urricelqui, periodista de Río Cuarto, en su cuenta de Twitter: "El sacerdote habría estado grabando la misa en un domicilio del pueblo y, al finalizar, regresó a la parroquia. En el momento en el que guardaba su camioneta, aparentemente, fue sorprendido por una persona que le propinó, según los vecinos, unos 3 disparos".

En efecto, las primeras informaciones indican que el sacerdote fue sorprendido por los delincuentes cuando llegaba a la parroquia en su camioneta.

“Se bajó del coche en el garaje y cuando estaba por ingresar a la casa parroquial lo sorprendieron”, detallaron las fuentes consultadas.

Primero, le pegaron un culatazo en la cabeza al cura. Los investigadores creen que Vaudagna se resistió al robo, más que nada por su carácter tosco; y por eso lo mataron.


Los médicos que revisaron el cuerpo en el garaje de la parroquia indicaron que el cuerpo tenía tres orificios de bala. ?Se aguarda el resultado de la autopsia para tener más precisiones sobre cómo fueron las últimas horas del cura.

Lo cierto es que las pruebas que recolectaron los peritos en la escena del crimen serán clave para conformar el plexo probatorio contra el sospechoso de 23 años que está preso: se halló un arma calibre .22, dos casquillos del mismo calibre y un barbijo que, según fuentes de la investigación, no pertenecía a la víctima y podría tener el ADN de su asesino.

También las cámaras de seguridad fueron fundamentales para identificar y luego detener a los sospechosos del crimen del párroco: ambos son de las afueras de Vicuña Mackenna.

El fiscal de Río Cuarto que investiga el caso, Daniel Miralles, imputó al mayor de los detenidos de los delitos de "homicidio calificado por el uso de arma de fuego en concurso con la participación de un supuesto menor de edad".

Al chico de 16 años lo capturó tras un allanamiento en una casa donde sospechaban que se escondía. Tras encontrarlo y constatar que era menor, y por ende inimputable, el fiscal Miralles lo puso a disposición del juzgado de menores de Río Cuarto.

Vaudagna era "el típico cura de pueblo", muy conocido por la comunidad y que luego de recorrer algunas parroquias cordobesas volvió a Vicuña Mackenna.


Los que lo conocían hablan de una persona muy dada, de buena relación con todos y gran jugador de fútbol, y de carácter fuerte. "Nada hace pensar en otro móvil que no sea el robo", remarcaron las fuentes judiciales cordobesas.

Dolor y despedida

La noticia del crimen de Vaudagna fue confirmada por el obispo de Río Cuarto, Adolfo Uriona. "Les quiero comunicar que, con ocasión de robo, han asesinado al P. Coqui Vaudagna", fue el mensaje sobre el hecho que conmociona a toda la región.

El Obispado de Río Cuarto dedicó unas palabras en su cuenta de Instagram junto con una foto del párroco: "Ante el fallecimiento del Pbro. Jorge Vaudagna, como comunidad diocesana rezamos por su eterno descanso. Acompañamos especialmente a su familia y a la comunidad parroquial de Vicuña Mackenna". /Clarín