Los gerentes apostaban dinero sobre cuántos empleados enfermarían por coronavirus

Viernes, 20 de Noviembre de 2020 05:46

La planta de procesamiento de carne de Tyson Foods en Waterloo, Iowa, donde ocurrieron los hechos denunciados en la Justicia de ese estado americano.



Cuando allá por abril la pandemia de coronavirus arrasó una planta de procesamiento de cerdo en Waterloo, Iowa, supervisores de Tyson Foods, la empresa del rubro de la carne más grande de Estados Unidos, no sólo mantuvieron las instalaciones del frigorífico abiertas, sino que también apostaron sobre cuántos empleados terminarían contagiándose de Covid-19, según afirma una reciente demanda por homicidio culposo entablada en ese estado de los Estados Unidos..

Más de 1.000 empleados de la planta finalmente dieron positivo en medio del brote.

La planta tuvo que ser cerrada y el hecho provocó duras condenas de los funcionarios locales, que dijeron que la compañía no había brindado las protecciones necesarias para su fuerza laboral.

Isidro Fernández, quien trabajaba en las instalaciones de Waterloo, fue uno de los trabajadores que se enfermó en abril. Murió el 26 de ese mismo mes por complicaciones del covid-19, dice la demanda.

Al menos otros cinco empleados de la planta murieron, informó la agencia Associated Press, cuyo informe fue publicado por The Washington Post.

El hijo de Fernández, Oscar Fernández, demandó a Tyson Foods a principios de este año por las condiciones en la planta y las acusaciones de que la compañía informó mal a los trabajadores sobre el alcance y la gravedad del brote.

Fernández hijo alegó que "a pesar de un brote incontrolado de covid-19, Tyson requirió que sus empleados trabajaran muchas horas en condiciones de hacinamiento".

Y dijo que la empresa no proporcionó el equipo de protección personal adecuado y no implementó suficiente distanciamiento social o medidas de seguridad para proteger a los trabajadores del brote".

La demanda fue presentada en agosto y el pasado 11 de noviembre se presentó una queja con nuevas acusaciones, según las cuales los gerentes de la empresa apostaron sobre cuántos trabajadores contraerían el virus.

Uno de los gerentes de la planta supuestamente "organizó un grupo de apuestas en efectivo, ’el ganador se lo lleva todo’, para que los supervisores y gerentes apuesten sobre cuántos empleados darían positivo por el covid-19", según la demanda.

El portavoz de Tyson Foods, Gary Mickelson, se negó a comentar a The Washington Post sobre estas acusaciones, pero apuntó a las nuevas medidas de precaución que se tomaron en las instalaciones después del brote en abril.

"Nos entristece la pérdida de cualquier miembro del equipo de Tyson y simpatizamos con sus familias. Nuestra principal prioridad es la salud y la seguridad de nuestros trabajadores", afirmó.

Tyson Foods es la firma de procesamiento de carne (pollo, cerdo y vaca) más grande de Estados Unidos. Tiene sede en el estado de Arkansas.

Actualmente cuenta con unos 113.000 empleados.

Tuvo 16.000 trabajadores afectados por la pandemia del coronavirus en los meses de abril y mayo de este año, que se desempeñan en 30 frigoríficos de 23 estados.

En total, 86 de esos operarios fallecieron. /Clarín