Tucumano analizó la sensación y el fanatismo por Maradona en el mundo

Viernes, 27 de Noviembre de 2020 13:45

El Doctor y Licenciado Daniel Campi analizó la figura de Diego Armando Maradona.



El Director del Instituto Superior de Estudios Sociales del CONICET, Daniel Campi es Licenciado en Historia, Doctor en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Madrid e Investigador principal de CONICET. Esta mañana analizó la figura de Diego Armando Maradona tras su reciente fallecimiento. Con su mirada intentó explica por qué este ex futbolista genera lo que genera en la sociedad y el mundo entero.

“Maradona es un fenómeno global que genera muchos sentimientos y que además se lo puede ver en otros países. Se genera en sociedades que esta pasión por Maradona tiene que ver con que encaja perfectamente en las “grietas” que son sociales, políticas y culturales”; sostuvo Campi.

“Maradona era todo ese capital que él construyó sobre la base de ese genio futbolístico. De esa conjunción de capacidades físicas mezcladas con inteligencia, intuición, espontaneidad. Todo ese capital volcado a las opiniones controversiales, francas, nunca con un doble discurso, muchas contradicciones, sin filtros, con sinceridad, desparpajo, irreverencia, hizo que para mucha gente sea un personaje muy representativo, muchas veces donde la pobreza es muy fuerte. Como es en el caso de Nápoles o en nuestro país. Era una persona muy amada por los pobres. Él nunca quiso ocultar sus orígenes”; expresó el especialista.


A la hora de compartir lo que genera la figura de Maradona, Campi habló de Eva Perón: “Muchas cualidades como venir de abajo, remarla, decir verdades, ser corajudo, luchador, acordarse de los pobres siempre, y mostrar un costado humano y exponer sus debilidades”.

Al ser consultado por los hechos de disturbios ocasionados durante el adiós de Maradona, Campi explicó: “hubo una conjunción de aciertos y errores de parte del Gobierno Nacional. Un gran acierto hacer el ofrecimiento a la familia de posibilitar que el pueblo argentino pudiera ir a despedir a su ídolo y expresar públicamente el reconocimiento. L
o otro que no quedó muy claro es que se trataba de una cuestión casi de Estado y que no podía ser tratado como una persona común”. /Telefe