“La bruja me quiere llevar, la bruja me quiere matar” gritaba horas antes de ser hallada sin vida debajo de su cama

Sábado, 28 de Noviembre de 2020 08:05

ESPANTO. La localidad santiagueña de El Mojón quedó conmovida por el extraño caso y su fatal descenlace.



“La bruja me quiere llevar, la bruja me quiere matar”, habría repetido a los gritos Lara Marlene Albornoz horas antes de ser encontrada sin vida, debajo de su cama, con una bolsa cubriendo su cabeza. La Justicia santiagueña trata de reconstruir las últimas horas de vida de la joven que tenía 18 años y murió el pasado miércoles.

La Policía de El Mojón, departamento Pellegrini, y el fiscal Martín Silva, encabezan la investigación por la muerte de Albornoz, que aún encierra muchos interrogantes.

Hasta el momento se tomaron algunos testimonios, y se recibió un adelanto del informe de la autopsia, pero la próxima semana llegaría a manos del representante del Ministerio Público Fiscal las actuaciones policiales y a partir de allí se dispondrían nuevas medidas y pericias. También se espera el testimonio de los padres de la infortunada joven.

Si bien por estas horas todo es materia de investigación, habría despertado algunas dudas en el fiscal Silva las primeras declaraciones que señalaron que la joven fallecida venía atravesando situaciones extrañas y buscará determinar si recibió la asistencia correspondiente.

De acuerdo con lo manifestado por fuentes policiales y judiciales, el fiscal habría podido reconstruir hasta el momento que Albornoz tenía una buena relación con su familia, que hace pocos meses había terminado una relación sentimental y que en las últimas semanas había estado alterada y nerviosa, por lo que la habían llevado a un curandero.

El martes por la tarde, se habría producido una discusión en la vivienda familiar y la joven habría vociferado “La bruja me quiere llevar, la bruja me quiere matar”.

Siempre según los primeros testimonios en la causa, la joven se habría retirado a su habitación y se encerró. Horas más tarde, sus padres y su hermano ingresaron ya que ella no contestaba a sus llamados. La encontraron sin vida debajo de la cama con una bolsa en la cabeza.

El examen forense habría constatado que no presentaba signos de lesiones o violencia física en ninguna parte de su cuerpo.

En la escena habrían encontrado dos blisters de pastillas que serán peritadas y se buscará determinar quién se las recetó.

En la revisión post mortem también se preservaron muestras de sangre y tejido para futuros análisis y eventuales cotejos de patrones genéticos.

Las mismas fuentes deslizaron que la próxima semana declararán los padres de la joven y que el fiscal Silva solicitaría las pericias en el teléfono de la joven en busca de alguna pista de las causas del fatal desenlace. /El Liberal