“Hora 9:20 se niega a tomarse controles”: investigan los chats de la enfermera de Maradona

Sábado, 28 de Noviembre de 2020 10:43 |

Las ambulancias en el country



La enfermera que estaba en la casa de Diego Armando Maradona (60) la mañana en que murió aseguró que lo escuchó moverse a las 7.30 dentro de la habitación, aunque nunca ingresó y lo dejó descansar, pese a que en un informe escrito la obligaron a dejar asentado que lo había intentado controlar.

En tanto, el equipo de fiscales que investiga las circunstancias del fallecimiento del Diez pudo determinar que la primera ambulancia tardó 11 minutos en llegar al country San Andrés, en el complejo Villanueva, de Tigre.

En su segunda declaración testimonial, la enfermera Dahiana Gisela Madrid ratificó a grandes rasgos lo que había dicho el miércoles pasado cuando declaró ante los fiscales horas después de la muerte de Diego: que aquella mañana nunca había ingresado a la habitación de Maradona para "dejarlo dormir" y que recién lo hizo al mediodía ante la llegada de la psiquiatra y el psicólogo personal del exfutbolista.

En un comunicado emitido este viernes, la Fiscalía General de San Isidro informó que en esta ampliación, la enfermera refirió "que promediando las 7.30 lo habría escuchado moverse dentro de la habitación".

Lo que añadió la testigo en esta segunda declaración es que le hicieron escribir para la empresa "Medidom", donde ella integra el staff de enfermeros que asisten a personas con internaciones o cuidados domiciliarios, un reporte en el que consta que esa mañana lo había intentado controlar a Maradona, cuando la realidad es que lo dejó descansar.

Ese informe de puño y letra y firmado por Madrid será incorporado al expediente en las próximas horas.

Una fuente judicial de todos modos aclaró que "es lo que ella le escribió a la empresa, pero a la Justicia, las dos veces que declaró bajo juramento de decir verdad, siempre reconoció que ella esa mañana no había entrado nunca a la habitación".

El reporte, publicado por la agencia Télam, señala: "6.30 se toma la guardia, paciente descansa"; "7.30 se lo escucha deambular dentro de la habitación, diuresis en baño portátil"; "8.30 continúa descansando"; "9.20 se niega a tomarse controles de signos vitales".

Luego reporta que a las 11.55, ante la llegada de la psiquiatra Susana Cosachov y el psicólogo Carlos Díaz, se ingresó a la habitación y que "tras varios intentos de llamado, paciente no responde".

También dejó asentado la enfermera que a las 12.10 constató que "no tiene pulso" y que comenzó "a realizar RCP básico". La fiscalía también confirmó que se recibió declaración testimonial al enfermero que cuidaba a Maradona durante la madrugada del día 25 de noviembre.

"A partir de sus dichos se pudo establecer que habría sido la última persona en verlo con vida aproximadamente a las 6.30 de la mañana, al momento de efectuarse el cambio de guardia. Allí refirió haberlo encontrado descansando en su cama, asegurando que estaba durmiendo y respirando normalmente", agrega el comunicado sobre la declaración del enfermero de nombre Ricardo.

Este enfermero aportó en forma voluntaria su celular para que los fiscales pudieran extraer el chat de WhatsApp donde reportaban las novedades con la empresa.

La Fiscalía General de San Isidro también precisó que, según los registros de llamadas y los videos de cámaras de seguridad revisados en las últimas horas por el equipo de investigadores de la muerte del exastro futbolístico, la ambulancia tardó 11 minutos en llegar a la casa del country de Tigre.

El abogado Matías Morla, quien era el actual representante de Maradona, había denunciado vía Twitter que "la ambulancia tardó más de media hora en llegar" en lo que para él fue una "criminal idiotez", aunque los registros que tienen los fiscales acotan ese lapso de tiempo.

De acuerdo con el relevamiento, a las 12.17 se produjo el primer llamado a la empresa Swiss Medical, a las 12.23 se reclamó el servicio y a las 12.28 llegó a la puerta del barrio privado la ambulancia de la empresa "+ Vida".

Quien hizo los dos llamados a la empresa de medicina prepaga fue Maximiliano Pomargo, asistente personal de Diego y cuñado de Morla.

La Fiscalía General de San Isidro además reveló que "a las 12.16 horas se generó un llamado al servicio de emergencias 911 requiriendo una ambulancia, por parte de Leopoldo Luque (médico personal de Maradona) contándose con la grabación de audio pertinente".

En esa llamada, Luque, quien no se hallaba en el country, evita decirle a la operadora el nombre del paciente y pide una ambulancia para una persona "de 60 años, exactamente" que está en "paro cardiorrespiratorio", tras lo cual aporta la dirección del barrio privado y el lote donde se encuentra la casa.

La causa por el momento tiene el foco en intentar determinar si hubo algún tipo de negligencia en los controles y la asistencia médica del campeón del Mundial de México 86.

Luego de recibir el alta en la Clínica Olivos, Maradona seguía con la recuperación de una operación en la cabeza en una vivienda de San Andrés, un barrio privado exclusivo y en pleno desarrollo, ubicado entre Nordelta y el complejo Villanueva, en el límite entre Tigre y Escobar.

La casa fue adaptada para que pudiera seguir con su tratamiento tras la operación por un hematoma subdural crónico en la parte izquierda de su cabeza.

La autopsia arrojó que murió como consecuencia de un “edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada” y descubrió en su corazón una miocardiopatía dilatada, una patología que produce un agrandamiento de las cavidades del corazón y que tiene múltiples causas. El corazón de Diego fue preservado para ser estudiado y se comprobó que tenía el doble del tamaño de uno normal. /Clarín

cronologia-muerte-maradona