Quieren matar a una paloma que cruzó el océano (15.000 km) por "romper la cuarentena"

Viernes, 15 de Enero de 2021 21:05

Esta es la paloma mensajera que salió de Oregon (EEUU) y “aterrizó” en Melbourne. A las autoridades australianas les preocupa que traiga enfermedades y quieren sacrificarla.



Una paloma estadounidense habría recorrido cerca de 15.000 kilómetros para aterrizar en Melbourne, Australia, desafiando así el estricto reglamento de la isla en materia de cuarentena y generando la conmoción de las autoridades.

Según los medios locales, Kevin Chelli Bird, un habitante de Melbourne, descubrió delante de su casa a la paloma al día siguiente de Navidad.

Llevaba un anillo en la pata, lo que permitió descubrir que "Joe" -apodado así en referencia al nuevo presidente norteamericano-, se habría perdido durante una carrera que se desarrolló en octubre en Estados Unidos, explicó el hombre al diario Herald Sun.

Esto permitió rastrear al propietario de Joe, que vive en Alabama. "Creemos que durante la carrera se desvió, se dirigió hacia el mar, aterrizó en un barco y se la llevaron", bromeó en la edición del miércoles del periódico.

Joe habría recorrido cerca de 15.000 kilómetros a través del Pacífico para aterrizar en Melbourne, Australia.


Sin embargo, este viaje épico no le hace ninguna gracia a las autoridades australianas, ya que el ave violó las estrictas medidas de entrada al continente.

"Como no ha sido preparada legalmente para la importación o importado, se desconoce la situación sanitaria de esta ave y de todos aquellos con los que ha estado en contacto desde su partida y antes de su llegada", declaró una portavoz del ministerio de Agricultura en un comunicado.

"Esto representa un riesgo de bioseguridad para la fauna aviar australiana y nuestra industria avícola", añadió.

Por eso, la paloma deberá ser sacrificada ya que llegó de Estados Unidos sin haber cumplido la cuarentena.

Australia impone una reglamentación muy es
tricta sobre los animales para evitar la propagación de enfermedades. Los gatos y perros procedentes de Estados Unidos, por ejemplo, están sometidos a 10 días de cuarentena. /Clarín