El asesino del basquetbolista enviaba violentos mensajes a sus víctimas

Jueves, 21 de Enero de 2021 05:51

LA VICTIMA. Marcos Montenegro Cano. En la otra imágen, el lugar donde fue asesinado de una puñalada.



La situación judicial de Alvaro José Quiroga podría complicarse por causa de unos audios que recibió Nadia Cano, la hermana de Marcos Montenegro Cano, el joven basquetbolista al que ultimó de una puñalada en un enfrentamiento que se produjo el sábado a la madrugada, frente a la Maternidad.

La joven, quien oficia como querellante en la causa, analiza junto a su abogado, Patricio Char, nueve mensajes de voz que le fueron remitidos por personas que dijeron haber sido víctimas de Quiroga, con la idea de que podían servir para reforzar la causa judicial.

“Ando un poquito más tranquilo ahora, nena. Hace un mes agarré a uno y le pegué una piña, le pisé dos veces la cabeza y convulsionó. Sigue vivo todavía, así que bueno, se salvó”, se escucha en uno de los audios que la hermana del joven asesinado recibió en las últimas horas.

Al igual que este, el resto de los mensajes están cargados con un alto contenido de violencia. Todos se refieren a golpizas, portación de armas y la presunta participación del acusado en las acciones delictivas de una banda de delincuentes.

“A un policía le pegué una piña y le quebré el cráneo, así que ya no pego tanto porque sé que cuando pego lo hago feo, y me puedo comer un ‘garrón’” dice otro de los mensajes, en el que luego se oye, “no me gusta que me miren fuerte, ya me siento zarpado cuando me miran. No me gusta ni que me miren. O pienso que son putos, a mi me gusta que me miren las chicas nomás, los giles no me gusta que me miren”.

En otro mensaje se jacta de poder resiolvr problemas judiciales con dinero: “Tengo dos pistolas, una nueve milímetros y una 11,25... Hay varios que los quiero ‘finar’, pero bueno, no se puede... Hecha la ley, hecha la trampa, así que ya vamos a ver más adelante, cuando haga más plata y tire dos o tres millones para quedar en libertad”.

Un mensaje que llama especialmente la atención es aquel en el que sostiene que “antes era de una banda bien peligrosa de delincuentes. Éramos 15, y 10 están en la cárcel, tres están muertos y dos estamos libres”, para luego agregar que “ahora me dedico a la política y a la plata porque este mundo es para los inteligentes. Éramos bien abusos. Robamos el aeropuerto, tengo dos amigos que robaron un banco en Santiago. Tenían en la casa más armas y ametralladoras que papel higiénico”.

“Tengo todos los teléfonos investigados, sé por donde andan. Cuando tenga ganas, cuando esté bien aburrido, voy y me divierto con ellos”, se escucha en el último de los audios que recibió la joven y que, en caso de sumarse como pruebas, podrían complicar seriamente la situación judicial el acusado.