El sacerdote acusado de abusar de una menor en Catamarca confesó el crimen

Miércoles, 14 de Abril de 2021 06:17

ADMISION. Juan de Dios Gutiérrez admitió el abuso pero dijo que lo hizo porque se enamoró de la menor.



A pocas horas de comenzar el juicio oral en su contra, el sacerdote Juan de Dios Gutiérrez, realizó declaraciones en las que confesó haber abusado sexualmente de una adolescente de 16 años cuando estaba al frente de un movimiento juvenil de la parroquia de Belén, en Catamarca, en 2015.

En una de sus pocas apariciones ante los medios de comunicación -la primera fue tras la excarcelación en diciembre del 2015- Gutiérrez se refirió al hecho por el que llegó a juicio no como un delito.

"Pido disculpas y perdón porque me enamoré, a toda la grey católica. No porque haya cometido un delito, sino porque me enamoré", señaló Gutiérrez, quien aseguró ya no ser sacerdote.

“Hice una carta formal dirigida al Obispo pidiendo la suspensión y el retiro del sacerdocio”, señaló en una entrevista.

Manifestó que desde que fue imputado no tuvo posibilidad de dirigirse a la familia. "Nunca se dieron las condiciones para poder dialogar", manifestó.

El juicio se realizará con Gutiérrez no en el banquillo de los acusados, sino junto a su abogado defensor, Gustavo Martínez Azar, desde su estudio jurídico.

"Me hubiese gustado que el debate sea de manera presencial para poder aclarar esta situación, creo que todo esto se sacó de contexto", señaló.

El imputado negó haber sido protegido por la Iglesia. "De ningún modo, al contrario, yo siempre estuve a disposición de la Justicia. Y la Iglesia actuó de manera severa, me largó la mano, me bajó el pulgar”, manifestó.

Juan de Dios Gutiérrez está imputado por el delito de "abuso sexual con acceso carnal agravado por ser ministro de un culto religioso". La pena prevista va de los 8 hasta los 20 años de prisión.

Las pericias psiquiátricas y psicológicas realizadas en el Cuerpo Interdisciplinario Forense (CIF) fueron contundentes: “…llama la atención la falta de angustia (de Gutiérrez)  y predominan rasgos obsesivos y un nivel de ansiedad paranoide”. Surge que el acusado muestra “al momento de la evaluación rasgos de personalidad narcisista y de tipo psicopática”, según el informe pericial.

Desde la denuncia radicada por la madre de la adolescente hasta la fecha del juicio oral pasaron cinco años y seis meses. La causa judicial atravesó por diferentes trabas debido a planteos efectuados por la defensa de Gutiérrez, que agotó las instancias para frenar el inicio del debate.

Gutiérrez fue denunciado a fines de octubre del 2015 luego que la madre de la adolescente se percatara de los mensajes por chat que el sacerdote le escribía a su hija y ella le confesara lo que había ocurrido un mes antes. Hace un año que el religioso trabajaba en esa diócesis.

El por entonces Fiscal de Belén, Jorge Flores, ordenó su inmediata detención. Se abstuvo en la indagatoria en la que tuvo como abogado defensor a Guillermo Narváez. Gutiérrez quedó detenido en la comisaría de Londres. Permaneció tras las rejas durante 35 días hasta que el por entonces juez de Control de Garantías, Carlos Moreno, le fijó una caución por 50 mil pesos y ordenó la excarcelación.

En el 2018 la Fiscalía pidió la elevación a juicio, a lo que se opuso la defensa de Gutiérrez. Tras obtener un revés, apelaron y otra vez un fallo adverso. En noviembre del 2018, la Cámara de Apelaciones ordenó que la causa sea elevada a juicio.

Sin embargo, cuando parecía que el expediente era enviado al tribunal del juicio y Narváez renunciaba a la defensa, llegó un pedido del obispo Luis Urbanc. "Me dijo que había sido bendecido para lograr justicia", señaló el anterior abogado del cura.

Los planteos continuaron y llegaron hasta la Corte de Justicia que rechazó la casación y el recurso extraordinario.
/El Ancasti