Tucumán es la primera provincia de la Argentina en garantizar el acceso a productos de gestión menstrual

Jueves, 15 de Abril de 2021 19:38

El programa aborda las problemáticas, temáticas y mitos presentes en la gestión menstrual.



En las instalaciones del Ingenio Cultural del Ministerio de Desarrollo Social, se realizó la presentación del programa “Ciclos Concientes”. La exposición fue realizada de manera híbrida, presencial y virtualmente, para hacer posible la asistencia de diferentes referentes sociales, barriales, áreas mujer de distintos municipios y organizaciones gubernamentales y no gubernamentales.

Con la Ley Provincial N° 9.349, Tucumán es la primera provincia Argentina en aprobar la provisión y capacitación sobre elementos de gestión menstrual, constituyendo así una política pública donde lo principal es la salud menstrual como un derecho y no un privilegio.

Ciclos Conscientes es un programa que aborda las problemáticas, temáticas y mitos presentes en la gestión menstrual. Brinda herramientas e información necesaria para atravesar este ciclo de manera consciente e independiente, con autoconocimiento, sin limitaciones económicas, sociales, y culturales.

En la presentación se ha dado a conocer la manera en la que se desarrollarán las capacitaciones, los objetivos que plantea y las realidades que enfrentará en general.

El programa

La menstruación es un hecho fisiológico que forma parte de la vida de mujeres, trans, intersexuales e identidades no binarias. No es y no debe ser un tabú, ni algo de que avergonzarse, es un indicador del estado de salud de estos cuerpos.

El estigma alrededor de la menstruación tiene consecuencias en la producción de conocimiento y en la circulación de información, para algunas personas el término menstruación representa preocupación, suciedad, cansancio, mal humor, vergüenza, entre otros.  Hay personas con falta de información y medios para manejar correctamente la menstruación y terminan con infecciones, daños a la salud mental a largo plazo y embarazos no deseados.

Con material de consulta, kits de productos de higiene menstrual y espacio para despejar dudas, se desarrollarán capacitaciones en distintos puntos geográficos de Tucumán
. Las mismas serán encabezadas por Alejandra López, Ginecóloga y Mariana Núñez Montellano, Psicóloga; quienes forman parte del equipo interdisciplinario de la Dirección de Promoción y Protección de los Derechos de las Mujeres, Géneros y Diversidad; perteneciente a la Secretaría de Estado de las Mujeres, Géneros y Diversidad, que forma parte de la cartera ministerial dirigida por Gabriel Yedlin.

Estas oportunidades de formación están destinadas principalmente a personas menstruantes mayores de edad que están en el período entre la menarca y el climaterio, se encuentren en situación de vulnerabilidad y no pueden acceder a este tipo de elementos de gestión menstrual.


Ciclos Conscientes se apoya en cuatro ejes principales, teniendo en cuenta los diferentes niveles de impacto que tiene la menstruación y su gestión:

Derechos y Educación

Los conocimientos sobre el ciclo menstrual y la higiene menstrual deben ser fortalecidos en todas las personas desde los procesos de aprendizaje, como una medida que contrarreste las dificultades asociadas a la menstruación, como ser, entre otras, la deserción escolar y el ausentismo laboral.

Salud

Las situaciones antihigiénicas son frecuentes: el uso de paños viejos, trapos que no son correctamente esterilizados, recambio de los materiales de gestión menstrual sin la regularidad requerida son una realidad vigente. Esto puede llevar a riesgosas infecciones, problemas de salud reproductiva, infertilidad e inclusive la muerte. La ignorancia, los prejuicios, los costos y los temores de seguridad pueden impedir que las personas menstruantes prueben la variedad de otros productos alternativos.

Economía

El costo estimado de gestionar la menstruación en 2020 fue de hasta $3.861 y $5.166 anuales (en toallitas, tampones y otras opciones), de acuerdo a datos oficiales de la Dirección Nacional de Economía, Igualdad y Género del Ministerio de Economía de la Nación.

Generalmente las personas menstruantes de escasos recursos recurren a productos de menor calidad o que no son suficientemente aptos. Aquí también está presente la desigualdad de género, por el impacto económico que implica para las personas menstruantes frente a las personas que no menstrúan. Los elementos de gestión menstrual son considerados productos de cosmética e higiene personal y no insumos básicos de primera necesidad, siendo que su utilización no resulta voluntaria y que los mismos contribuyen a la protección de la salud. Existe una discriminación hacia las personas menstruantes por el solo hecho de serlo.

Ecología

Alrededor de 3.380 millones de unidades de toallitas y tampones que se consumen solo en Argentina por año. Para su creación se utiliza materias primas a base de celulosa, proveniente de plantaciones forestales. El uso de productos descartables genera al menos 132 mil toneladas de residuos no biodegradables anualmente.

Las copas menstruales y las toallitas de tela son una alternativa segura en el manejo de la higiene menstrual y que se encuentran en sintonía con la salud, el medio ambiente y la economía. Sin embargo, la aceptabilidad y el uso de estos métodos deben ser comprendidas como una transición, que requiere de educación, información y asesoramiento. Además, para algunas personas, este programa puede funcionar como una oportunidad de emprendimiento económico en la fabricación de toallitas de tela reutilizables. Esto permitirá fortalecer habilidades como así también la autonomía, ya que les proporcionará un empoderamiento económico.